CUENTOS ZEN

El Zen es una filosofía de oriente que explicada de manera simplificada puede decirse que su mensaje es vivir el presente, la mente despierta y la atención continua. Se trata de una fusión entre la filosofía de Confucio y el budismo hindú, fundiendo el pragmatismo de la primera con el misticismo y desapego de la segunda para alcanzar la iluminación. Un maestro zen ha de enseñar con el ejemplo, no te mostrará dogmas y se halla alejada de cualquier credo, el ser consciente de cada acto es lo importante, incluso cocinar y barrer, si te retiras a la montaña no tiene mérito y poco sirve. Es profundamente espiritual, se basa en hechos y menos en palabras fácilmente interpretables y engañosas. Detener el parloteo mental que nos impide halla nuestro centro, por eso será que significa meditación. Sin más dilación, que he de continuar estudiando agricultura ecológica, haré caso a mendiguiño y colgaré aquí los cuentos que representé junto mis compañeros, además de otros en los que no salgo. A mí al menos me resultó muy divertido, con un mensaje directo por lo escuetos que llegan a ser. Previamente pongo el extracto de una página que encuentro que lo describe muy bien
 
"La filosofía Zen es una mezcla única de filosofías e idiosincrasias de tres culturas diferentes. Es una forma de vida típicamente japonesa, y aún así refleja el mistisismo de la India, el amor de la naturalidad y espontaneidad del Taoismo y el pragmatismo profundo de la mente Confusianista"
 
El énfasis sobre la naturalidad y espontaneidad muestra claramente las raíces Taoístas pero la base para este énfasis es estrictamente Budista. Es la creencia en la perfección de nuestra naturaleza original, la realización de que el proceso de iluminación consiste meramente en transformarnos en lo que ya somos desde un principio. Cuando se le preguntó al maestro Zen Po-chang sobre buscar la naturaleza Buddha, respondió, "Es muy parecido a montar un buey en busqueda del buey."
 
Esta técnica de "apuntar directamente" constituye el sabor especial de la filosofía Zen. Es típico de la mente japonesa, que es más intuitiva que intelectual y que le gusta entregar los hechos como hechos, sin comentario alguno. Los maestros Zen no son adeptos a la palabrería y aborrecen todo tipo de teorización y especulación. De esta manera desarrollaron métodos que apuntan directamente a la verdad, con acciones y palabras repentinas y espontáneas, que exponen paradojas del pensamiento conceptual y, como los koans, están orientados a parar el proceso mental del pensamiento, preparando así al estudiante a la experiencia mística. En las conversaciones, que forman la mayor parte de la literatura Zen, los maestros hablan lo menos posible y usan sus palabras para cambiar la atención del discípulo desde los pensamientos abstractos a la realidad concreta:
About these ads
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a CUENTOS ZEN

  1. Jose dijo:

    Hola Helena!!! Me alegro de verte en las representaciones… Están muy bien las fábulas zen que representasteis…. Un abrazote y cuídate!!Jose.

  2. Schtroumpf Grognon dijo:

    Juas! Me ha gustado el del arquero en la roca. Soy arquero (arco tradicional recurvo), y a la vez tengo bastante vértigo (lo cual es muy divertido cuando a uno le gusta el alpinismo).Para tirar bien has de descargar tu peso sobre tus pies de forma que estés equilibrado. Si estás de puntillas (sobre el abismo o sobre una tabla de 1 centímetro, eso da igual) tu posición no será estable (has de inclinarte hacia delante para mantener el equilibrio) y la flecha no saldrá limpia.Bueno, no le busco tres pies al gato. Además, después de haberte pedido que subieras cuentos, sería demasiado desconsiderado quejarme. Yo creía que te referías a otra cosa, que eras cuentacuentos…de cuentos europeos. Aunque bien pensado, te pegan más éstos.Algunos me sonaban, y sé que tienen debajo toda una corriente filosófica. Si me permites, el error es representarlos, plantearlos como escenas que algún día tuvieron lugar, y no como simples enseñanzas morales, que hablan del absoluto (el ejemplo del arquero, en sí es una chorrada, la flecha iría a tomar por culo en esa postura; pero no lo es la búsqueda del equilibrio mental que te aisle de las circunstancias que te rodean, que por cierto es vital en arquería). Hay que quedarse con el concepto, como diría Manquiña.Tengo un gran respeto por las religiones filosóficas, aunque sólo sea por el aparente contrasentido de una religión atea. Lo que pasa es que soy demasiado cínico, retorcido, iconoclasta… demasiado europeo. He mamado demasiado a Kafka, a Pessoa, a Hesse, para que las enseñanzas orientales puedan penetrar mi cascarón de insecto. Es que no sé si el objetivo de estas religiones es transformarte en un ser superior, o recorrer el camino contrario, y acabar convertido en una vaca. Castelao decía que el burro es el animal filósofo, y estoy de acuerdo con Castelao, claro. Aunque quizá la vaca sea el supremo creyente. Pastando, indolente, creo que las vacas han alcanzado el Nirvana.Por cierto, Hesse tiene un libro (no tan conocido como El lobo estepario, mucho más chiquitín) titulado Siddhartha. Estoy convencido de que, si aún no lo has leído, te gustaría. Un saludo y gracias por los cuentos!

  3. Helena dijo:

    José me alegro mucho de que te hayan gustado. Mendigo no estoy de acuerdo contigo con lo del tiro con arco, aunque reconozco que nunca he tirado y por tanto es sólo por lo que he leido, pese que me gustaría aprender. Para tirar al arco es necesaria plena concentración no solo en la diana sino en ti mismo, alejarte del plano emocional y así evitar toda distracción, con lo que no te ha de ser un problema tener un abismo enfrente siempre que te sepas mantener derecho.
    El budismo NO es una religión, es más una filosofía y manera de ver el mundo, no te impone unos dogmas o verdades en las que tengas que creer a ciegas. Se basa en al experiencia propia y el conocimiento que puedas adquirir meditando, eso en cuanto la rama dedicada al ascetismo. Después está la práctica que ha intervenido en política y usada de manera correcta condujo a la creación de las primeras naciones que elegían el diálogo frente a la violencia. Mal usada pues como ocurre siempre, se desvirtua y conduce a usarse como manera de tener la masa dócil. Para ellos todos tenemos una parte de nosotros que trasciende a otras vidas, nuestra esencia divina que está unida al resto de conciencias del universo, el anima mundi conocida en occidente. La macroconsciencia sería lo que llamamos dios, y está en todos los seres. El karma redistribuye la justicia pero no significa que tú no puedes interceder al tener un conocimiento natural de lo que es lo justo. Para ser budista has de seguir el octuple sendero que si leyeras lo que es, consiste en aplicar la justa medida a cada uno de tus actos, prácticar el desapego y no ocasionar daño a nadie. Todo esto que te explico es superficialmente lo que es el budismo, una camino espiritual y no religioso, cosas muy distintas al menos actualmente.
    No soy budista, sin embargo he leído y escuchado todas sus ideas y sin conocerlas de antes ya las pensaba en su mayoría, son de sentido común. Siempre me ha gustado porque respeta todos los seres vivientes y pone al ser humano no como su dueño y señor. Soy así de rara y ya hablaba de la consciencia cósmica antes de conocer esta filosofía u otras. Intenté ser atea y no me salio, me parecía que em quedaba un enorme vacío al intentar responder preguntas. Sobre este tema ya escribí toda una entrada que si estás aburrido puedes leer: ¿Qué es Dios para ti? y otra con algo más científico: Geosmina: dios está en al lluvia .
    Salud y vida!

  4. Schtroumpf Grognon dijo:

    Buf!Densita, como siempre.Helena, del budismo sabes tú mucho más que yo, así que prefiero callarme a decir tonterías (que es lo que siempre acabo diciendo XD ).Ahora, de flechas sé un poquito.Te cuento: efectivamente, tienes que vaciar la mente para tirar. Aunque te parezca que lo haces todo igual, como te pase un pensamiento por la cabeza en el momento de tirar, sacas la flecha fuera (que me lo digan a mí, que tenía a las de tenis al lado de la línea de tiro; era llegar ellas, y bajar mi puntuación a la mitad XDDDD).Pero al margen del factor mental, hay también mucha física detrás del tiro. Tienes que cerrar el polígono de fuerzas que forma el brazo de arco, tu espalda, con la mano de la dactilera, con la que tensas. Si no están alineadas, creas una componente transversal que, al soltar la cuerda, por acción-reacción, moverá el arco en sentido contrario, comunicándoselo a la flecha que en ese momento está pasando por la ventana/reposaflechas.Si el monje apoya los sólo un tercio de sus pies, tiene que echar el cuerpo hacia delante. Por muy monje y muy budista que sea, la proyección vertical de su centro de masas tiene que caer dentro del polígono delimitado por su superficie de apoyo, en este caso, la punta de sus pies. Esto es mecánica pura. Y si no, se cae.Por lo tanto, si el monje se echa hacia delante, y lo tiene que hacer para guardar el equilibrio, no puede adoptar una posición estable e introduce la mencionada componente transversal, con lo que en el momento de la suelta, el arco bailará en la mano como si hubiera un pequeño terremoto en tu brazo.Y más si el monje es japo, pues esa gente usaba unos arcos larguísimos (kyudo), que dan una gran potencia pero amplifican tremendamente las vibraciones (nunca he tirado con uno, pero si con un longbow inglés y es terrible).Si quieres puedes hacer la prueba con un arco, poniéndote de puntillas en un bordillo o, como dije antes, en una madera de un solo centímetro de altura. Evidentemente, no tienes miedo a caer. Sin embargo, el tiro sale como el culo. Ya seas un shaolín, como si eres un arquero coreano (el tiro con arco es una dictadura de coreanos, ellos copan todas las finales, y casi que las semifinales, son acojonantes).No es cuestión de fe, es cuestión de física. Por eso te decía que, textualmente, esa fábula era absurda. Ahora bien, el concepto es muy interesante.Ya que no creo en Cristo, ni en Mahoma ni en Buda; al menos creo en Newton, Leibnitz y Planck. Hasta ahora, no me han fallado nunca. ;)

  5. Jose dijo:

    Estooo,  a mi me da la sensación de que estos cuentos no son más que pequeñas historias que quieren transmitir una idea de una manera simple y cercana, por eso lo importante no es la verosimilitud de lo que ocurre, si no las reflexiones o las ideas que nos pueden sugerir… de hecho en muchas fábulas tradicionales de cualquier cultura se narran hechos inverosímiles, y esos hechos inverosímiles muchas veces no dejan de ser metáforas a interpretar por cada uno… así que lo mejor a la hora de ver estos cuentos es dejarnos llevar más por la intuición que por la razón…. y a ver qué pasa…..vamos, este es mi parecer…..Abrazotes!!Jose.

  6. Helena dijo:

    Tu ganas Mendigo, aunque no todo sean leyes físicas en este mundo ;). Estoy contigo José, si algo pretenden es que abandonemos la mente racional y dejarse guiar por la intuición que suele basarse en conocimientos que descansan en el fondo de nostros. Pero es que tengo un problema, la razón me ha dominado buena parte de mi vida y se me hace difícil hacerla ceder. Mendigo no por ser espiritual se es menos racional, por algo estudio ciencias, pese que en muchas cosas no esté de acuerdo. Salud!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s