Sueños…

Hace unos días tuve un extraño sueño. En el aparecía un templo antiguo bien conservado como de ultratumba, oscuro como el mismo tártaro, de piedra arenisca. De repente vislumbré en la pared unos ojos acechantes, escondidos con un brillo áureo y una mirada como apunto de desvelar un misterio, un secreto ocultado desde las noche de los tiempos. Esos ojos ya m eran conocidosd otros sueños, siendo como los d Horus, el dios egipcio del Sol, vigilantes como un halcón. En esos otros sueños era un águila, o quizá un halcón su portador, siendo por esta vez un máscara egipcia tallada en la piedra caliza, desgastada e imperecedera.
Con sólo mirarlos apareció un gran tesoro en esa lugubre oscuridad. Éste no era de joyas talladas y de oro pulido en monedas, sino q s apreciaba un metal puro, todavía refulgente, con sus aristas, como recién extraido de un río, tal vez el transitado por Caronte, el Estigia, en su lugubre viaje hacia el inframundo. El mismo tesoro se encontraba rodeado de sombrias aguas, como en una cueva, reflejando el tesoro velado en el tiempo. Después de contemplarlo, como temiendo lo que puediera encontrarse tras aquella enigmática aparición, casi espegismo, salí a la luminosidad del día, en un lugar desconocido pero lleno de vegetación.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sueños…

  1. oriol dijo:

    porque todos los sueños son oscuros? 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s