Budismo

 

Leyendo hoy la revista National Geographic, me he encontrado con un artículo muy llamativo acerca de la filosofía budista y su expansión en los últimos años, aprovechada como manera de escapar de una sociedad tan materialista como la actual. Los principios que en resumen porta su mensaje este saber son los siguientes, los cuáles pese sea difícil llevarlos a cabo vale la pena intentarlo:

“Que seas feliz o no depende menos de las circunstancias que de tu modo de percibirlas”

No obstinarse en que las cosas sean como queremos que sean y decepcionarnos cuando no lo son”

“Hay que acallar la mente, entonces ya no tienes que ir a la acción, la acción viene a ti.”

Las ideas budistas no se basan en la fe, como sucede en otras religiones, sino en observaciones empíricas, empezando por las que tuvo Sidharta al salir de su palacio. Llego así a cuatro verdades excelentes:

  1. La existencia humana es sufrimiento.
  2. El sufrimiento está causado por el deseo.
  3. El sufrimiento puede ser superado con la victoria sobre el deseo.
  4. Esta victoria puede conseguirse siguiendo el camino de las ocho etapas, que es una guía de conducta y pensamiento “correctos”, una brújula moral que conduce a una vida de sabiduría (visión justa, justa resolución), virtud (palabra justa, comportamiento correcto, trabajo correcto) y disciplina mental (esfuerzo correcto, memoria o atención correcta y contemplación).

 

“Al inspirar somos conscientes de nuestras sensaciones corporales y de nuestra mente.  Al exhalar… liberamos las tensiones corporales e intentamos que nuestra mente errabunda vuelva a concentrarse en la respiración. Muy poco a poco acabas por comprender, a veces con dolor y otras con alegría, lo que comprendió Buda: Somos lo que pensamos.”

“Nosotros mismos debemos ser la luz que nos ilumine”

El budismo no es una religión pues no tiene un ser supremo, y aconseja cuestionar la autoridad o incluso desafiarla. Es más bien una filosofía de pensamiento o forma de psicología. Su consolidación hará treinta años fue gracias a las siguientes directrices:

No es dogmático (permite desconfiar de la autoridad)

Se basa en observaciones verificables con los propios sentidos.

Nosotros y no una fuerza externa, tenemos la clave de nuestra felicidad.

Nuestra mente es el obstáculo y a la vez la llave para la auténtica comprensión de nosotros mismos. Todos somos prisioneros de nuestra mente, impidiéndonos ver las cosas como son verdaderamente. Estamos obsesionados por los deseos (comida, afecto…) y por la aversión a las cosas desagradables, dándonos cuenta de ello nos percatamos de la fugacidad de la vida.

El budismo es a veces comparado con el agua, por su versatilidad, su facilidad de sincretismo con demás religiones: es sereno, claro y transparente, y asume la forma y el color del recipiente que lo contiene. De ello tenemos que aprender desde como individuos, aprendiendo a ser tolerantes, a como sociedad, respetando las rarezas de otras personas, sin señalar siempre haciendo que  la grandeza se convierta en insignificancia.

Esto no es más q un bosquejo de lo que quería escribir, hay demasiadas cosas q no pueden ser contadas, supongo q necesito un poco d meditación para conseguir domar a mis pensamientos, que el jinete gobierne y coja las riendas del caballo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Budismo

  1. josé miguel dijo:

    Has pillado la verdadera esencia del artículo de la National Geographic de este mes, por cierto un número lleno de contrastes, pues utliza de portada los monstruos marinos para venderse y luego te encuentras con la paz interior y sufres con las catastrofes humanitarias. Un saludo!

  2. Helena dijo:

    A mí también este número m ha encantado, consigue como siempre lo hace esta revista ver el mundo d otra manera, más crítica, con juicio propio. El de catastrofes humanitarias m impactó sobre todo por lo desinformados q nos tienen sobre las guerras del centro de África, países tan divididos por causa del hombre blanco q quiso imponer su ideología con la cristiandad y ahora q éstos al menos intentan ayudar con la recolonización… historias q s repiten, esperemos q no por siempre. Todas las guerras son en sus raíces por causas económicas, la codicia humana.Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s