¿Por qué existen las adicciones?

Todos tenemos adicción a algún tipo de droga, estupefaciente o algo más mundano que nos cuesta considerar como tal, pero que se ha vuelto imprescindible en nuestra vida. Hablo de personas adictas a comer por el placer que les produce, al deporte por la sensación liberadora una vez has estado horas destrozándolo y el cerebro en consecuencia crea una sensación falsa para evitar el dolor. Habrá otros adictos al sexo (para mí de las peores si se analiza a nivel más profundo), a los videojuegos, a Internet y por supuesto las drogas más conocidas dentro lo que es lo adictivo (cocaína, heroína, hachis, marihuana, alcohol, tabaco…). La pregunta a realizarse es porque sobre todo en el mundo actual se ha incrementado tanto el uso. En mi opinión la respuesta está en que son medios que nos sirven de evasión de la realidad, una realidad que nos envuelve que en muchísimos casos no nos gusta, nos parece rutinaria, que nos impide hacer todo aquello que deseamos. Es suficiente con comprobar que al tornar el Estado, nuestros padres o incluso nosotros mismos tal cosa, la que sea, prohibitiva de repente como que tiene más atractivo, la ansiamos más. Es como el amor que también es droga en algunos, si es alguien prohibido, es más un incentivo por la dificultad que supone que no un impedimento.

No queremos que nuestra vida sea monótona, queremos estimulaciones de cualquier tipo, el problema es cuando se pierde la mesura, nos excedemos hasta destrozarnos a nosotros y nuestros seres más queridos. Jamás he probado ningún tipo de droga ni es aconsejable a nadie, no entiendo por qué los padres esperan que la escuela les explique a sus hijos que son y sus consecuencias en lugar de un NO rotundo que genera el efecto contrario.

Yo de pequeña leí un libro de imágenes sobre drogas y sus efectos físicos y eso aseguro que es bien convincente. Pero desde siempre he utilizado medios de evasión, desde libros (que es mejor que te sirvan para conocer el mundo pero eso no siempre se sabe), mangas y ahora Internet pero hasta eso se vuelve rutinario. No entiendo a los seres humanaos que parecen querer vivir una eternidad, para qué, la vida es apasionante sólo en cortas temporadas, cuando eres feliz de verdad por como la has conformado y quiénes te rodean. La ciudad amarga hasta el alma, no me extraña que sólo los que disfrutan con el campo no tengan vicios casi siempre. Son todo especulaciones mías, dar si queréis vustra opinión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Por qué existen las adicciones?

  1. Andrés dijo:

    Buenas noches, Helena.
    Te agradezco el texto que me has dejado en el blog. Debo decir que tienes toda la razón, como es lo habitual, pero que resulta muy difícil llevar eso a la práctica. Tratar de estar bien con uno mismo ignorando los sentimientos, emociones y pensamientos impuestos por el entorno es una tarea, cuando menos, difícil. Hemos sido entrenados concienzudamente para estar atentos a lo que los demás quieren, a sus deseos, pensamientos, emociones, opiniones, objeciones… Ese conjunto de cosas forman un pesado lastre que tira de todos nosotros justo en el sentido opuesto al que indica El Camino para el Amor. Dar ese voto de confianza a uno mismo y, al mismo tiempo, proporcionárselo a una persona desconocida supone un ciclópeo esfuerzo que, por regla general, suele ser tarea fútil o, en palabras del excelente bardo inglés William Shakespeare, meros trabajos de amor perdidos.
    Es cierto que no deseo que me hagan daño, como bien han apuntado en uno de los comentarios de mi blog, y me protejo antes de que caiga el golpe (actúo con la prevención contra la que tanto predicaba Descartes, como ya he apuntado en otro sitio) pero el tiempo me ha demostrado que aquellos en los que confías son, por tanto, los únicos que pueden apuñalarte por la espalda. No importan los nombres que tengan o el papel que digan interpretar en tu vida, siempre se les reconoce por la inquina y la saña con la que tratan, cobardemente, de aprovechar el más mínimo resquicio de confianza que en su día les prestaste. Son meras criaturas de forma humana y moral limitada que medran por los esqueletos ajenos, buscando, rapiñando, escarbando, a la búsqueda de todo aquello que puedan emplear contra ti. Estoy seguro de no necesitar entrar en detalles para que sepas exactamente de qué estoy hablando.
    Son esas experiencias vitales la que llevan al corazón a endurecerse o, cuando menos, a no prestarse de forma tan voluntariosa a la primera advenediza que pretenda cogerlo para sí. Puede que no necesite encontrar un todo en la otra persona pero algunos, de forma más o menos inconsciente y aún sabedores de que se trata de un error de los grandes, lo buscamos.
    Recibe un cordial saludo.
    El Morador de las Tinieblas de Yuggoth
    P.D.: Me permito enviarte esta frase extraída de la película española Hipnos al hilo indirecto de tu entrada: Todos somos adictos a algo: al olvido, a los recuerdos, al engaño…. basta con hallar la sustancia, la emoción que canalice nuestro vicio.

  2. Andrés dijo:

    Querida Helena:
    Decía Abraham Lincoln: voy despacio, pero jamás desandando lo andado. Está en mi naturaleza cometer errores, mucho de ellos al día, pero no puedo hacer otra más que seguir adelante. Eso es lo que el mundo espera de sus individuos, eso es lo que los demás esperan del prójimo, eso es lo que yo espero de mí. Los golpes que me dan hoy me servirán para estar más protegido mañana y mi enemigo, ese al que se supone que debo odiar, no hace sino poner a prueba mis reflejos, mi habilidad y mi tenacidad. Como decía Paulo Coelho, mi enemigo es, sin saberlo, mi aliado.
    En el amor no hay enemigos… pero sí existe el sentimiento de la traición, de la deserción, de la emboscada a traición. A veces el amor es una guerra y, aunque nos repleguemos a los cuarteles de invierno de forma temporal (como denominaba Freud a las posiciones seguras donde el ser humano retrocede en momentos de crisis) las guerras nunca se ganaron aguardando en las trincheras. Curiosa guerra el amor, donde la única posibilidad de victoria consiste en una rendición por las dos partes en conflicto.
    Con respecto a la referencia que haces a la quimera que crea el amor cuando idealiza a una persona tienes toda la razón. Si el sueño de la razón produce monstruos, según uno de los más famosos grabados de Goya, el sueño del amor no es diferente al primero. Edipo se enfrentó a la Esfinge en un duelo intelectual para conseguir alcanzar lo que él consideraba que era el amor de su vida. Lo que después obtuvo, la locura al descubrir la verdad, es buena muestra del resultado del amor enloquecido que ciega a la razón.
    He encontrado el amor, al menos la emoción que se conoce como amor en la que no me gusta creer. Ahora sólo espero que el amor me encuentre a mí.
    Un cordial saludo.
    Sumo Sacerdote de Azazoth

  3. Azul dijo:

    Yo pienso a veces que vivimos contranatura. De ahí luego los efectos secundarios.
    Deseo irme al campo, al monte, a una playa apenas habitada…para curar mis adicciones.
     

  4. fernadandaa dijo:

    nhaa estuvoo aburridoooo !! no me sirvio para la tareaa hahaa ntcc muyy interesanteee me sirvioo mucho00

  5. jossssy dijo:

    muy interesante me sirvio muxxxxxxxo para mi investigasion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s