La llama interior

Hace unos días hablé con un buen amigo con el cuál mantuve una conversación que me animó bastante, sobre todo gracias a un pequeño cuento pleno de metáforas:

 

Un día alguien sabio y respetado para hacer entender a sus alumnos lo que llevaban dentro de sí, decidió emplear un simbolismo claro que les mostrara la mejor postura ante la vida:

Imaginaos como una vela, prendedle fuego y veréis su llama chiquita, amarilla, una lucecita que depende del lugar en donde esté y el momento, puede brillar mucho o poco.

Cerrar los ojos e imaginad lo importante que puede ser esa llama, puede dar luz y prender nuevas velas. Puede crecer, aumentar de acuerdo a su combustible o espacio de propagación, puede extenderse, esparcirse, en cierto momento ser inagotable, consumir todo a su paso, incluso si se prestasen las condiciones alcanzar el mundo entero. Esa pequeña llama puede convertirse en algo grandioso y transformador. Ese es nuestro trabajo, ser un fuego renovador, nuestro sino es mantener ese fuego encendido, imposibilitar que se extinga. Encontrar sentido a nuestra vida es el mayor fin para que jamás desaparezca, la importancia de lo que somos. Por ello la tenemos que evocar en nuestra mente, pura como el océano y así prendida. Es la luz de la esperanza.

 

TÚ portas esa llama dentro, es tu esencia ser resplandor aun bajo la tormenta de la tristeza y la desesperanza.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Cuentos y consejos. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La llama interior

  1. Unknown dijo:

     
        Como un día me dé por liberar mi llama interior a tomar por saco el mundo. Yo, más que ser un portador de fuego, soy el portador del Apocalipsis.

  2. David dijo:

    Yo creo que nadie sabe el sentido de su vida hasta que está a punto de perderla, pues si lo encuentras antes, corres el riesgo de que se acabe antes el sentido que la propia vida…

  3. Yurka dijo:

    "Nuestro sino es mantener ese fuego encendido, imposibilitar que se extinga". Escuela veraniega de pirómanos, ya te digo… XDDDD 

  4. josé miguel dijo:

    Una simbología clara pero muy potente. Y es que el fuego tiene un simbolismo especial, en especial en foma de vela, que representan lo etéreo de nuestra alma, y que mantienen la esperanza en forma de luz en los momentos ocuros.
     
    Hay que mantener viva ese llama y encender las que en nuestro entorno permanezcan apagadas!
     
    Un saludo!!!

  5. maria dijo:

    que hermoso pensamiento. Es un relato sin duda maravilloso.

  6. Helena dijo:

    Jajajajaj, Guizmo también lo pensé. Ahora en época de tanto incendio yo usaría la llama para fulminar a algún pirómano o banda organizada, jejej.

  7. Unknown dijo:

    Lo malo esque entre tanto hijo de puta que está soplando todo el rato, es difícil tener la llama encendida, muy difícil…
     
    P.D. Gracias por solucionar mi duda existencial…

  8. Ana dijo:

    Un texto muy bonito =)
     
    Lástima que no siempre tengamos presente que tenemos en nosotros el poder de esa llama… sobre todo cuando mas necesitamos de ella.
     
    Saludoss!!

  9. Azul dijo:

    Supongo que ahí tengo siempre esa llama. Tan pequeñita a veces que parece que ya ni la sientes y te mueres de frio. Pero cuando sopla un poco de viento a favor hasta te abrasas. Entre uno y otro extremo cambiando de formas, de intensidad e incluso de color, pero siempre la misma llama.
    Como el Ave fenix…
    Un beso…sigo leyendo…
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s