Javier Reverte: Los caminos perdidos de África

Bramaban frente a mí los saltos de Tis Isat, al otro lado del gran barranco por donde discurría el río tras formar un ancho estanque de aguas verdosas, y el «humo sin fuego» (Tis Isat es el nombre de las cataratas en amárico traduciéndose como humo sin fuego) que levantaba el agua de la catarata al caer sobre el estanque llegaba hasta nosotros y nos mojaba el rostro y la ropa. Era época seca, en pleno verano etíope de finales de enero, el momento en el que el río lleva menos caudal y, pese a ello, la visión de las primeras cataratas del Nilo Azul resultaba conmovedora. Recordé las descripciones del lugar de Páez, de Lobo y de Bruce, tantos siglos atrás, y me emocionó pensar en todo lo que de perdurable hay en la naturaleza. Quisiéramos ser como ella, largos en el tiempo, en lugar de esos frágiles animales que somos, cuya existencia transcurre como un soplo.

La visión de la naturaleza en estado salvaje me produce siempre una misma sensación de melancolía, una cierta tristeza que me recuerda el carácter volátil de mi vida. Por otro lado, es una emoción contradictoria, pues de alguna manera reconcilia con la idea de la muerte, esa muerte invisible que cabalga a toda hora a nuestro lado y a la que volvemos la espalda cada día, inmersos en una esperanza tan vana como banal. Pensaba también que, quizá, el empeño del hombre por transformar la naturaleza, por domeñarla, responde a un escondido deseo de vengarse de aquello que es más perdurable. Y tal vez esa presa que algún día terminarán los etíopes no sea, en el fondo, más que una imponente revancha, para hurtar a los hombres del futuro la visión duradera de un hermoso lugar del mundo.

Tras salir del lugar bañado por esas aguas míticas, se entrega el siguiente formulario con esta única pregunta:

¿Qué considera que es mejor: hacer una presa para que la gente tenga más agua o conservar las cataratas como están?

Qué responderíais y por qué.

Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Javier Reverte: Los caminos perdidos de África

  1. Azul dijo:

    Conservar las cataratas como estan.
    Dominando la naturaleza, mira como hemos acabado. Cambiando los factores de orden.., viviendo hacinados en nichos de ladrillo y cemento.
    Ójala hubieramos dejado todo intacto, seguramente mi cabeza estaría también más integra. (La carne de animales aterrorizados en los mataderos, estoy segura de que nos afecta a los humanos de algún modo. Mi asignatura pendiente es ser vegetariana).
    Ahora los etíopes tal vez no tengan más remedio. Si utilizamos los recursos naturales como nos sale de las narices ellos también tienen el derecho a participar en la destrucción, de la que llevamos millones de años siendo participes.
    Es una pena, pero la ley que los apoya (así de mal hecha) es para todos.
    Cada vez se menos de todo y estoy más perdida.
    Un beso Helena.
     

  2. Helena dijo:

    Tu opinión me ha hecho recordar un escrito de Eduardo Galeano que me dejo helada, con lágrimas que se derramaban solas. Éste de mi escritor favorito, Eduardo Galeano en un fragmento nos recuerda que Etiopia estaba cubierta de bosques y ahora es un vasto desierto. Aquí un enlace: La aniquilación del planeta. Saludos!
    Si te haces vegetariana recuerda tomar un suplemento dietético de hierro y levadura de cerveza que te suministre todos los aminoácidos esenciales. Yo no lo hice y aún me arrepiento (anemia…). Salud!

  3. Sergio dijo:

    Gran dilema la verdad. Por un lado: las personas, por otro:la conservación de la naturaleza. Cualkier decision puede ser traumatica. Aunque yo me decantaría por la conservacion de la naturaleza y buscar otras soluciones. Las Cataratas pueden servir de punto turistico y generar recursos que pueden ser destinados a comprar agua potable. Quizás ya lo hacen y aun asi no tienen suficiente agua….
    besotesssss
    Sergio

  4. David dijo:

    Yo preferiría conservar las cataratas, pues ya estamos echando a perder demasiadas zonas naturales y verdes con parkings, edificios, carreteras… Entiendo que se necesita hacer "algo" para poder consumir agua y demás… pero nose, se podría hacer un pozo como antiguamente… o coger agua de los ríos… buscar otras alternatuvas menos destrutivas del ecosistema, pero claro, eso cuesta más….
    Que pena

  5. David dijo:

    Quizás debiesen vivir cerca del río, respetar las cataratas y buscar cómo aprovechar el agua sin cambiar nada. Volver a la época de las cavernas no estaría mal (no lo digo por los etíopes sino por todos), sin presidentes que decidan quién come, quién sufre frío y a quién se le acomoda para ganar más plata. Volver a las tribus nómadas y conocer más el mundo siendo nómada. No me veo viajando por el mundo por cuestiones de trabajo, y si viajase por cuestiones de trabajo, suguramente no disfrutaría tanto el lugar. Me fui por las ramas! Saludox Helena!

  6. josé miguel dijo:

      Cuando veo una presa pienso en Bárbol (el ent del señor de los Anillos) cuando está en Isengard, y exclama: "Liberad al río".

  7. delirio dijo:

    desde luego que si es una necesidad vital…
    para mi son prioridad las personas …
    jodemos la naturaleza para cosas como que bastante peores…
    pero el tema es que si no se hace otra cosa por dinero ..
    pues mal vamos …yo gastaría algo mas en darles de beber sin necesidad
    de destruirlas…
    pero repito que si es vital… y necesario realmente..
    lo siento por las cataratas…
    siento mi demora… me encanta este espacio
    estoy algo perdidilla… pero te leo..😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s