La Conquista de la Amazonia

Os voy a contar una historia, llena de sangre, tristeza y oscuridad nacida del corazón humano, la de la selva amazónica, donde la lucha por la vida no conoce parangón desde el árbol más alto hasta el animal más feroz. Se remonta a la Conquista de las américas por parte del hombre blanco, expoliación sin límites, siendo hoy endeudados esos países explotados durante siglos, ahogándose en sufrimiento y desesperanza.

Comenzaron llevándose su oro tallado y resplandeciente, por la codicia de la corona española, la nobleza y la iglesia católica. Pronto dos países sumidos hasta entonces en penurias resplandecerían en riqueza. Riqueza robada, mejor repartida por el hurto por parte de otras naciones gracias a los corsarios, pero eso ya es otra historia . Culturas arrasadas a fuego y tortura, silencio imperante desde el pasado, miedo a una Inquisición naciente en su lucha encarnizada en hacer prevalecer sus creencias y dogmas. Isabel la Católica fue un claro ejemplo del exterminio contra aquello que se consideraban herejías y paganismo en su nuevo reino, empezando así a hablar el dinero y el pode en esas tierras. Poco después llegaría la esclavitud y la enfermedad en cada contacto con el hombre blanco, la violación de los derechos, de la justicia y de la libertad, fuerzas para imponer un orden impune.

Éstos son  hechos ocurridos para muchos en un pasado remoto, inimaginables en nuestro presente, nada más lejos de la realidad, porque la historia que quiero relatar es tan tangible como la inmigración, la pobreza y esa justicia en vacaciones permanentes. El verdadero horror se fragua a principios del siglo pasado, con patronos y capataces imponiendo su ley de sangre y crimen no contrapuestos sobre los caucheros, oficio consistente en la recolección de caucho de la Hevea brasilensis, también denominado árbol que llora, en condiciones miserables y semiesclavas hasta los años 80, endeudados con su patrón desde el momento que comenzaban el viaje desde el Noreste de Brasil, tierra yerma y polvorienta abandonándola pensando que se librarían del hambre. Los serengueiros rebeldes eran quemados vivos y ajusticiados por los terratenientes latifundistas desde el principio de los tiempos para así eliminar cualquier prueba y seguir reinando la impunidad, la policía estaba en el poder de quien podía pagarla y aun hoy en casi toda Latinoamérica sigue siendo así. La sed de justicia y vendetta prendieron de las manos de Chico Mendes, gestada ya la lucha de defensa de los pobres por parte de la iglesia y sacerdotes de la teología de la liberación que habían escogido liberar a los oprimidos de la mano que les aplastaba. Algunos como Gilson Pescador fueron excomunados por el Vaticano que prefería seguir apoyando a la UDR y otros movimientos derechistas, pues como siempre he dicho el dinero corrompe y el Vaticano no está compuesto precisamente por santos y futuros mártires.

Chico Mendes siguiendo el ejemplo de otras luchas pacíficas sobre las que había leído puso en práctica los empates para la salvaguarda de la selva, consistentes en sentadas justo en las tierras que tenían que ser taladas o quemadas. Esto último se llevaba a cabo por el miedo de los terratenientes o patronos a la Reforma agraria rociándola incluso con NAPALM para evitar a toda costa su conservación y transformación en reserva extractiva en la cual los caucheros pudieran trabajar, así como los cosechadores de castañas y nueves de Brasil. Su lema era la tierra es mía y no pienso compartirla. Los campesinos pobres se desplazan a esas tierras aun hoy para esquilmarlas en menos de 5 años, posteriormente llevando los ganaderos sus rebaños para terminarlas de agotar en nutrientes. El desierto avanza con una imagen desoladora como describe el libro Senderos de libertad: Es un paisaje apocalíptico, los troncos de árboles negros se alzan como muñones en una superficie que parece haber sido bombardeada, en sus ansias por convertir la tierra en pasto no dudaban en emplear NAPALM, era la forma más rápida de deforestar (supuestamente ya no se aplica, y yo que pensaba que sólo se empleaba en guerras como la de Vietnam), y aunque la tierra sería inutilizable durante varios años, eso les permitía cobrar antes las subvenciones (demostrándose aquí a quién favorece el gobierno preocupado en pagar la deuda externa que en lugar de disminuir con las presas hidráulicas y carreteras se incrementaba)y talar otra parcela de su propiedad por la vía tradicional. El suelo sin manta de vegetación que lo protegiera de las lluvias, se inundaba y e sus charcos nauseabundos flotaban animales muertos, ramajes calcinados y todo tipo de detritus. Las aguas estancadas se convertían en caldo de cultivo para el Anopheles, mosquito transmisor de la malaria. El aumento de los casos de paludismo fue uno de primeros signos de progreso que se suponía iba a llegar al terreno amazónico. El record de incendios que se han llegado a registrar hasta ahora en un número aproximado mediante satélites han sido más de 8000 en un solo día.

Hasta la llegada de Chico Mendes con la ayuda de los ecologistas y congresistas de EEUU, el Padre Wilson, Mary Helena Algiretty y anteriores combatientes por la igualdad y la libertad nada había variado en siglos, su reconocimiento con un Premio Nobel provocó que Brasil reaccionase, la presión internacional era demasiado fuerte y un solo hombre al que habían tachado de antiprogresista se había transformado en un símbolo de Justicia, en todo un ejemplo. Los empates se siguen practicando en lugares como Guatemala, gente que lucha por comprar una parcela de tierra y corre el riesgo de ser tiroteada. Quiero pensar que la muerte de Chico así como de tantos otros no fue en vano

La Amazonia sigue su camino de manera inexorable, todavía en estos años, ya he descrito la cara visible de esa destrucción pero para terminar remarcaré la que a mí me parece si cabe la más importante, la cara oculta. Ésta es causada por los extractores de oro o garimpeiros que compiten por las tierras y su explotación con los terratenientes mientras expulsan a los indígenas que en un principio y sin saber las consecuencias los miraban con perplejidad ante su obsesión por conseguir oro y ni pensaron en expulsarles. Cambiaron de postura cuando observaron que las aguas cristalinas donde se bañaban y bebían, pescaban y jugaban sus niños desde la noche de los tiempos habían adquirido una coloración marrón, turgente contaminándose sus cuerpos poco a poco por fuera con erupciones en la piel y por dentro…: diarreas, sordera, insomnio, fiebre, depresión (hasta entonces desconocida en esas tribus), pérdida de memoria, e irritabilidad. Estos son los primeros síntomas de la contaminación por mercurio o Síndrome de Minamata, a largo plazo los efectos acumulativos conducen a la locura y a horribles malformaciones en los fetos.

Los garimpeiros vierten en la naturaleza el tóxico metal líquido, y, al quemarlo para separar el oro de la amalgama, liberan unas emanaciones altamente venenosas. Para cada tonelada de oro extraído se vierte una tonelada de mercurio en los ecosistemas. Teniendo en cuenta que a mediados de los años 80 la Amazonia brasileña se había convertido en uno de los mayores exportadores de este preciado metal, es comprensible que el cataclismo haya sido considerado por los expertos el mayor desastre medioambiental del Tercer Mundo. En ocasiones aparecen inmensos bancos de peces muertos flotando en los ríos por culpa del mercurio ya que en posteriores análisis se corrobora los elevados índices que han acumulado. Otros motivos más recientes con la liberación de residuos químicos de empresas, industrias situadas a la vera de esos ríos sin ningún tipo de control por filtros… No olvidemos que el agua discurre y alcanza  todo el planeta, el ciclo de este líquido elemento no se detiene y esos residuos y metales llegan por las corrientes marinas hasta el Polo Norte.

Si queréis más información y un mayor esclarecimiento: http://www.margencero.com/Magazine/c_mendes/chico_mendes.htm

http://habitat.aq.upm.es/boletin/n20/ajsan2.html

 

Bibliografía: Senderos de libertad. Javier Moro

                El río de la desolación. Javier Reverte

            

Esta entrada fue publicada en Crítica. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La Conquista de la Amazonia

  1. Marta dijo:

    Esto, como tantos otros temas, es algo que desconocía casi completamente. Voy a mirar los enlaces…

  2. Isaac dijo:

    A chico Mendez lo mataron,era un defensor y un angel de toda la amazonia
    el murio a sangre fria,lo sabia Color de Melho y tambien la policia
    cuando los angeles lloran,lluvia cae sobre la aldea,lluvia sobre el campanario,
    un angel cayo,un angel murio
    un angel se fue y no volvera.. un angel cayo..
    cuando los angeles lloran es por cada arbol que muere,cada estrella que se apaga..
    en fin,aun pienses que nada tiene que ver,soy consciente que nos vamos a cargar el planeta,somos predadores LINK esta cancion me pone realmente triste asi como la realidad..porca misseria.
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s