La leona que criaba antílopes

Mucha gente al pensar en un león, científicamente Panthera leo piensa en una fiera repleta de instintos, que vive para matar y dejar pasar el resto de horas durmiendo. Es un félido como un gato y por tanto con unos instintos muy fuertes que difícilmente puede reprimir, sin ser enseñado sabe como matar a sus presas e inquietar a todo rumiante viviente a su paso debido a su efectividad en la caza. Un macho adulto cuando decide hacer suya una manada una vez ha terminado con la vida o expulsado a su antiguo dueño, mata a las crías de este otro y muy probablemente como ocurre con las ratas de laboratorio provoca el aborto químico de las embarazadas.

Por otro lado son animales extremadamente sociales, rara vez vive solos en la sabana si acaso para contemplar su muerte enfermos y sin fuerzas para defender un territorio. Hace poco pude ver un documental que acabó con mi esquema de depredador innato, pese haber sido siempre uno de mis animales que más me atraen y me encandilan porque reconozcamos al menos que la muerte de sus presas es digna y justa, terminando con su vida en poco tiempo sin hacerles padecer una larga tortura. En él se podía ver una leona joven criando y protegiendo un pequeño antílope que había perdido seguramente a su madre, y ésta solitaria había decidido tenerlo a su cuidado como si de un cachorro suyo se tratara. Por desgracia llegaron a tal extremos sus cuidados que este no podía acudir a su manada a hurtar algo de leche persiguiéndole allá donde viva y sólo desatendiéndolo cuando dormía por el agotamiento de ella al tampoco alimentarse.

La chica que rodaba el documental esperaba que en cualquier momento surgieran sus instintos y lo devorara, tan desnutridos estaban ambos, pero en lugar de eso si veía que cualquier animal se acercaba a él se lanzaba a defenderlo y llamarlo con un sonido típico de las leonas al llamar a su prole. Ambos se proligaban un amor que estremecía el corazón, como unos instintos tan arraigados podían desaparecer. La historia como era de esperar mal acaba, el pequeño vagabundea ya casi sin energía en busca de algún congénere, viéndose sorprendido por un león que lo mata al instante ante los ojos de su madre adoptiva impotente. Ella llora su muerte y regresa a la vida de leona cazando como si la memoria le retornase, sin manada pero al menos viva. Se la continúo observando por la conducta pasada tan extraña de su pasado, así como inexplicable para muchos, y se la descubrió adoptando nuevos antílopes u órix, hasta un total de cinco, aunque ninguno de ellos duró tanto como el primero, dos semanas. Uno murió de hambre, dos escaparon sin saberse su paradero y uno último lo abandonó para que regresara con su madre o simplemente por instinto supiera que ella no lo podía resguardar de la muerte.

Los Samburu, una tribu de Kenia que se encuentra en el territorio donde vive esta leona que había perdido su familia y no era aceptada por sus semejantes han decidido transmitir la historia a lo largo de las generaciones justificando ese comportamiento único con una supuesta infertilidad que hace imposible que sea aceptada, una hipótesis a mí ver aceptable. Para los científicos era debido a no haber terminado su educación y haber perdido a su madre a temprana edad, pues es comúnmente cazado por el hombre así como al misma tribu Samburu provocando la disgregación de familias y manadas. Se cuenta que el resto de sus días sólo se alimento de facoceros y demás cerdos salvajes

 

La leyenda Samburu dice que kamuniak, la leona criadora de antílopes al dejar de ser vista, sin saber nadie dónde ni cuándo murió, sale del Sol cada amanecer a cuidar de los antílopes y desaparece en la noche junto la luna.

 

Quiero finalmente hacer reflexionar sobre un aspecto, ¿Puede cualquier ser humano cambiar su naturaleza depredadora, de la ley del más fuerte por una entrega completa a los demás sin distinción de raza? Haciendo referencia a una entrada de Marta marmota, en la que casi se concluye que llevamos dentro ese monstruo capaz de torturar y asesinar i se le da un poder así como el espíritu más altruista que nos hace sociales. Tal vez sea domar esa fiera, no provocarla ni alimentarla. Divagaciones mías

 

Recominedo mirar esta web, la cual relata la historia mejor que yo o al menos con más detalle haciendo estremecer incluso (a mí por lo menos).

Esta entrada fue publicada en Documentales. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La leona que criaba antílopes

  1. Marta dijo:

    Pero qué extraño…
    Yo quiero seguir creyendo, en cualquier caso, que no es tan natural que la "maldad" aflore (no confundir con supervivencia o cosas así…)
    Besos!

  2. Isaac dijo:

    Corroboro tu historia.
    He visto gatas,amamtar ratones.
    Una bella historia,supongo que es el amor,solo tontos se enamoran,no hay una pelicula que se llama asi?
    Yo supongo,que el amor..esta por encima de los instintos.En fin,no me voy a soltar una parrafada,sin mas,asi como asi..
    Saludos Helena.

  3. Sergio dijo:

    Querida Helena: Te escribo para trankilizarte diciendote que me encuentro perfectamente y que mi ausencia del bloguerio se debe a que casi no uso el ordenador y no me conecto tanto como antes. Me alegra saber que me echas un pokito de menos.
     
    En referencia a la entrada, casualmente vi el documental de kamuniak y kede perplejo en mi asombro de ver como una leona reprimia constantemente sus instintos salvajes por cuidar a una cria de antilope. Pero me asombre más aún cuando dijeron que no fue la ultima cria que cuido y protegio.
     
    A veces la realidad supera la ficcion.
    Besosss
    Sergio

  4. David dijo:

    Interesante historia. Que una leona reprima sus instintos suena muyy raro, pero supongo que si un animal que vive de sus instintos lo hizo, tambien los seres humanos pueden lograr el cambio. Como en todo, solo es cuestion de quererlo.

  5. delirio dijo:

    está claro que esta leona no era como las demás…era un "error" pero esque los errores son mutaciones… y a veces se logra instalar el cambio si resulta mas práctico para la supervivencia… aunque no sea el caso de los leones… pero quien sabe si… algún día los animales lucharemos por la vida en general sin pensar en si son de nuestra propia especie o no…supongo que si esto conviene para la supervivencia y evolución general…así será….aunque lo dudo mucho por que tal y como está organizada la naturaleza …. solo se lucha para que sobreviva la propia especie… ta lueguito…salud..!!!

  6. Helena dijo:

    Delirio eso es lo que nos enseñan en la escuela, pero está parcialmente equivocado. Nunca se lucha sólo por la propia especie, pq en la Naturaleza todo está interrelacionado y todos dependen de todos. A veces son redes muy complejas, otras con la pérdida de una única especie todo el ecosistema se desestructura y se ve obligado a renovarse sin ser nunca tan fuerte como antes, relegado su futuro al azar. Se desconoce el motivo del comportamiento de esta leona y tal incerteza la envuelve de misterio. Aun así no es un caso único, se sabe de una manada de leonas que salvaron una niña de un secuestro, instintivamente al oirla llorar, iba a ser casi seguro traficada pero ellas la protegieron y sólo al devolvieron cuando sus padres con unos guardas fueron a buscarla. Para más de uno la depredación se viste de cierta cooperatividad, si hubiera demasiados herbívoros se agotaría la hierba y el ecosistema de transformaría en vasto desierto, en cambio se caza a los más débilesy se sabe de especies que abortan por falta de alimento, conservando el equilibrio natural frenter perturbaciones. Me he desviado del tema pero era para mostrar la importancia de cada pieza y que se aprecie que hay tanto competividad como apoyo mutuo. Este último por la gran cantidad de simbiosis del mundo vivo que permiten por ejemplo que en las selvas haya árboles. Salud!

  7. Teresa dijo:

    No es un comportamiento normal, supongo que se trata de un desarreglo hormonal puesto que no sé si existen animales locos o paranoicos. Cuando mis perras tienen embarazos psicológicos tras los celos, se llenan de leche y adoptan cualquier muñeco de peluche o goma metiéndoles en la cama y acercándoles a las mamas, llorando porque sus bebés no maman de sus tetas. Una de ellas, llegó a criar tres perritos huérfanos, si hubieran sido gatitos o ardillas hubiera sido igual.
    Me gusta pensar en la imagen del león genuíno, depredador, inclemente y salvaje.
    ..Tienes aquí montado un rincón interesante.
    Saludos

  8. jose demetrio dijo:

    bueno realmente fue una historia muy hermosa a pesar que a mi parecer la conducta extraña de la felina es debido a traumas quizas sea la razon pero no deja para mi  perder el encanto soy un joven estudiante de ingenieria de sistema y me encanta mucho el estudio de los animales, tambien podemos tomar esta historia como un no descriminacion no importa nuestro color de piel
    dios
     
                                                    dios le bendiga

  9. yolanda montecinos dijo:

    sin palabras y me deja anododado. gracias por el material.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s