Filosofía natural

He comenzado un cursillo de Filosofía natural donde además de acercarnos al pensamiento antiguo, a libros orientales y culturas de otros tiempos usarán este conocimiento como psicoterapia, dándole un fin más práctico y la teoría además de llenarnos de saber si no se olvida (cerebro haz un esfuerzo) nos hará sabios si el objetivo es logrado. La técnica radicará en la fluidez del aprendizaje, asimilarlo y no forzarlo, como en la filosofía antigua con preguntas y respuestas.

Filosofar es responder a esas inquietudes que nos mueven interiormente, intentar responder a esas preguntas que nos realizamos sobre nosotros y aquello que nos envuelve, muy distinto al instinto y a actuar sin pensar, simplemente por obediencia ante un sistema que nos es impuesto. La curiosidad mató al gato, pero como bien dice un amigo, hizo más sabia a la pantera o como prefiere mi hermana, murió sabiéndolo.

La filosofía intenta además aunar por los valores, e ideas propiamente humanas hoy perdidos o enterrados bajo las ciudades, ríos sin cauce nos hemos convertido, agua que se pierde en las marismas.

Al principio de la primer clase nos invita a reflexionar sobre la moral y la ética, dos conceptos parecidos pero no el mismo, el primero de origen romano y el segundo griego. La moral es el respeto a uno mismo y a los que nos envuelven en consecuencia, las costumbres y conductas cotidianas que nos permiten convivir. La ética son las obligaciones del hombre, revestidas siempre de cierta elevación filosófica, sus deberes ante los demás y algo superior a él mismo, su conciencia. La diferencia con la moral radica es que ésta como cualquier término romano es más práctica, como valoramos un comportamiento en nuestro entorno inmediato.

En palabras de Platón, en los principios de las cosas están los augurios, según como empecemos así acabaremos, así como en la semilla está el árbol. Por ello es interesante buscar el origen etimológico de las palabras. En este caso se observa que ambas son las costumbres, siendo la moral un plagio de la ética griega, pues como sabemos los romanos seres prácticos en demasía, se ahorraban el pensar demasiado en asuntos divinos copiando a los griegos, los romanos construyeron grandes obras como encrucijadas y acueductos, casi todo lo demás no presentaba utilidad alguna. La ética si os fijáis hoy en día se asocia a ciertos oficios que siempre se han considerado más elevados como la medicina, la justicia y en la praxis de cargos similares. La moral es a oficios considerados por debajo como albañil, barrendero, profesor y otros que rara vez se han valorado lo suficiente, sobre todo el último. Deberíamos, yo la primera, dejar esas diferencias o prejuicios pues lo importante es el trabajo honrado, como se lleva una profesión, en la medida de la justicia aplicada.

En cuanto a las costumbres nombradas anteriormente se ha de aclarar que no son lo mismo que los hábitos, estos últimos se llevan a cabo de manera automática e inconsciente mientras que una costumbre es un acto consciente aunque muchas veces repetido. Un hábito es adquirir una forma de hacer y repetirla sin pensar, como cuando escribimos, algo a lo que ahora estamos preparados pero de pequeños tuvimos que aprender. Ahora bien, cuantos menos hábitos tengamos más controlaremos nuestra vida, ser más conscientes de todo nos hace libres de pensamiento, acción y palabra. El ideal es ser conscientes de todo, llevar a cabo reflexiones previas, perder los malos hábitos y conservar los positivos en todo caso como el de escuchar a los demás. Respiramos, andamos, nos lavamos las manos como hábito, nuestro sistema autónomo se encarga de lo primero y sólo unos pocos han llegado a controlar hasta su respiración cada instante, los conocidos como iluminados, todo su cuerpo se convierte en mente.

Junto los hábitos físicos existen los psicológicos y mentales, todos ellos negativos a veces incluso más negativos. Entiéndase lo negativo como aquello que nos limita, positivo lo que nos potencia. Reír porque los demás lo hacen es un mal hábito psicológico, ha de ser porque lo sintamos no porque los demás nos conduzcan a ello. Llorar, afligirse por la muerte de alguien es un hábito, más de tipo cultural según el concepto que tiene cada sociedad e individuo sobre la muerte. Muchas religiones lo celebraban, algo incomprensible para nosotros, aunque desde luego es mayor la pérdida para que se queda que para el que se ha marchado (parezco Cameron). Ese sufrimiento podría desaparecer siendo conscientes de que tal vez transmigre a otro cuerpo o conozca un lugar mejor, más si era un infeliz en esta vida. La vida requiere de la muerte para continuar viviendo, ambas están estrechamente unidas en un círculo como el ouroboros, importando sólo al dignidad con al que se asuma cada etapa.

 

No todo lo interior es consciente, en nuestra mentalidad no nos cuestionamos muchas cosas por hábito, la cultura nos lo ha enseñado así, pues ya unos pocos se ocupan de hacerlo. Craso error, no tenemos que dejar en manos de los demás nuestra propia vida, si es que no queremos ser simples robots. El valor de las emociones como la tristeza, melancolía, satisfacción estriba en la calidad de la emoción, es decir aquella que nace de dentro más que en su espontaneidad (explicación al porque soy de efecto retardado, es broma). Yo soy una persona extremadamente racional y me es difícil emocionarme, sólo la tristeza me arrastra, con lo que no sé que es peor.

Los hábitos psicológicos son los más negativos pues sirven para manipular masas humanas, tal como se ha hecho en la época nazi, la revolución cultural china y así muchos actos crueles y genocidas como ahora sea alguien capaz de matar civiles porque un superior le ha incitado a que crea en sus palabras sin margen para la duda. Tampoco podemos presumir, pues en la sociedad occidental para mover masas humanas se las compra para acallar e inmovilizar movimientos, valga la redundancia.

Emocionarse por hábito nos hace entrar en esa ola astral.

Los hábitos mentales son los prejuicios, donde no cabe duda sobre su negatividad. Juzgamos sin conocer en gran medida a la persona, navegamos en la superficie, haciendo a todos copias por determinadas características. Un prejuicio mata, o al menos productos suyos como el racismo, machismo y clasismo y si no es físicamente, sí psicológicamente. Una muerte que nace de dentro. Son etiquetas hacia los demás, no damos el beneficio de la duda cuando vemos a alguien hacer algo que no es de nuestro agrado y se pierde la oportunidad de conocer las personas en profundidad.

 

 

Para el día siguiente nos han mandado un ejercicio que os invito a realizar. ¿Cuáles son vuestras emociones? ¿Cuáles me han transmitido otros de modo inconsciente? ¿Somos seres miméticos? Mayor parte del día hablamos en función de lo que dicen otros, estamos llenos de hábitos, tenemos pocas acciones conscientes. Que yo escriba este texto no cuenta, tuve la clase el miércoles y he tenido varios días para rumiarla, y darme cuenta de que esta frase es tristemente cierta.

 

La esencia de la evolución estriba en la consciencia, de ahí se concluye que hemos avanzado bien poco al menos en lo moral y ético. La moral y la costumbre se componían de virtudes, siendo la virtud la potencia interior o espiritual, cualidad interior. Según Platón existen cuatro virtudes, la justicia, sabiduría o prudencia, la templanza o armonía y la valentía o valor en las acciones. Templanza significa ser dueño de uno mismo y junto con las demás desarrollarlas nos permite alcanzar la felicidad o al menos nos hace mejores. En verdad el mayor triunfo es superarnos a nosotros mismos, dejar de creer en las limitaciones, en el querer y no poder (no hablo de lo material).

Siendo sabios nos desarrollaremos interiormente, con valor cumpliremos todo lo que nos propongamos, una voluntad que crece de adentro, de creer en nosotros mismos. Gracias a la justicia que apliquemos  nuestra relación con los demás será grata e ideal.

Por último un par de enlaces para mi gusto interesantes, uno sobre las emociones y otro que es una entrada mía bastante antigua, no escrita en ningún caso por mi persona pero relacionada con el tema de creer en uno mismo y la falta de valor que nos limita: El miedo.

 

Salud!

Esta entrada fue publicada en Filosofía. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Filosofía natural

  1. Helena dijo:

    Hay personas que para solucionar sus problemas deciden ir a un psicólogo, otros eligen evadirse con diversas drogas, yo he escogido este curso de Filosofía con el mismo fin. Ir a estas clases me relaja bastante, hace que el motor de mi pensamiento no se duerma y me abstrae del estrés que arrastro y mis superfluas preocupaciones. La actividad para el día siguiente me parece complicada, controlo demasiado mis emociones, dicen y en verdad es así que soy como un volcán, repentinamente exploto de tanto que me reprimo. Nunca he llorado ante la muerte de un familiar, sólo por la muerte de alguno de mis perros por sentimiento de culpa, auqnue pienso que el primer caso es debido a que toda mi vida o al menos desde que tengo consciencia en al reencarnación desde que fui cristiana hasta que dejé de serlo.

  2. Isaac dijo:

    Umm.. a mi por suerte no me se me ha muerto ningun familiar.Aun.
    Por lo demas..si ponemos toda la filosofia,de cualquier filosofo o erudito,Nietszche,Platon o Einstein.. yo te dire que gana Darwin.Y supongo que tu mejor que nadie sabe lo que decia Darwin.
    Creo que deberias de llorar a tus semejantes,antes que a un perro y creo que muchas veces los perros nos quieren mas,aun asi, no creo en la reencarnacion..aun cosas raras he oido… y bueno,los radicalismos ahi estan,no creo que nadie sea radical al cien por cien en lo referente a su estilo de vida,todos estamos en la gran bola.
    Un saludo Helena.
     

  3. maria dijo:

    Esto esta a punto de ponerse muy bueno.. como si ya no fueras filosofa al escribir.. me encanta esto. Nunca habia leido las columnas de al lado.. la vida del elfante, texto budista es un regalo.. Un beso!

  4. Isaac dijo:

    Bueno Helena,como podras ver ya todo resuelto en mi blog,jeje no tienes que darme las gracias,es un placer.
    Por lo demas..los amigos,son una de cal y otra de arena,simplemente,seguro que te arreglaste,yo tengo buenas peleas con mis amigos,con casi todos me he peleado a puñetazos(menos con mi mejor amigo,fijate) y es algo que o mata las amistades o las refuerza.
    Aun asi,claro una cosa es un amigo,otra un colega y otra un conocido,las personas somos como las cebollas,vamos por capas.. ya te contare.
    Salud! (dinero y amor,jaj)

  5. Zaratustra dijo:

    Hola Helena!
    Realmente importante lo que cuentas y la diferencia entre el concepto romano de la moral con respecto al griego de ética.El mundo iría mucho mejor si tuviera una aplicación más real de la filosofía y pensaramos un poco sobre nuestras emociones y forma de comportarnos en la vida.Sería de agradecer que tuvieramos un mayor gusto por las cosas bien hechas y fueramos capaces de esforzarnos,sin caer en el perfeccionísmo,de reflexionar sobre el alcance de nuestras acciones y la responsabilidad que tenemos de un comportamiento ético.
    Te envío un abrazo y un beso.
    Zaratustra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s