Renovación

El Solsticio de Invierno o Yule se celebraba desde antiguo por ser el día más corto del año, el momento de renacimiento de la estrella más cercana que nos ilumina y nos regala los días para darnos nuevas oportunidades (sé que suena ñoño, una que lo es a veces). A partir del Solsticio los días se irán alargando pese al frío con lo que con sus rayos nos dará un poco de su calor. Los paganos en consecuencia celebraban el resurgir de la luz y el declive de la oscuridad.

Durante el siglo IV, el Papa Julio I decidió superponer la celebración de la Navidad cristiana a los antiguos ritos del Solsticio para facilitar el tránsito de la Antigua Religión al cristianismo. Por este motivo la Navidad, antes sin fecha de celebración determinada, fue instaurada en el veinticinco de diciembre. Debido a ello, muchas de las tradiciones comunmente asociadas a la Navidad tienen sus raíces en los ritos de Yule, como por ejemplo decorar el árbol o intercambiar regalos. El moderno Papá Noel, o Santa Claus, es también una figura tomada del paganismo, poseedor de características propias de Cronos, Thor, Odín, el Abuelo Hielo ruso… (ahora su imagen en una que invento de Coca-cola, costumbre dle mundo capitalizado de pervetirlo todo).
También la tradición de besarse bajo el muérdago tiene sus raíces en esta antigua celebración. Se consideraba el muérdago como la más mágica de todas las plantas y por ello se creía que proporcionaría felicidad a las parejas que se besasen bajo su influencia, puesto que, además, se lo tenía por afrodisíaco.

Es el momento de que nosotros también nos renovemos, con promesas que verdaderamente podamos cumplir y no metas imposibles que nos obsesionen y puedan volvernos amargos. Si en verdad somos nosotros quienes nos complicamos la vida, nada como empezar a perdonar nuestros errores del pesado, no sin aprender de ellos.

Aquí dos textos que vale la pena leer sobre El rencor y el perdón:
 
EL PESO DEL RENCOR
El tema del día era el resentimiento, y el maestro nos había pedido que lleváramos papas y una bolsa de plástico. Ya en clase elegimos una papa por cada persona a la que guardábamos resentimiento. Escribimos su nombre en ella y la pusimos dentro de la bolsa. Algunas bolsas eran realmente pesadas. El ejercicio consistía en que durante una semana lleváramos con nosotros a todos lados esa bolsa de papas.

Naturalmente la condición de las papas se iba deteriorando con el tiempo. El fastidio de acarrear esa bolsa en todo momento me mostró claramente el peso espiritual que cargaba a diario y como mientras ponía mi atención en ella para no olvidarla en ningún lado, desatendía cosas que eran mas importantes para mi.

Todos tenemos papas pudriéndose en nuestra mochila sentimental. Este ejercicio fue una gran metáfora del precio que pagaba a diario por mantener el resentimiento por algo que ya había pasado y no podía cambiarse. Me di cuenta que cuando me llenaba de resentimiento, aumentaba mi stress, no dormía bien y mi atención se dispersaba.

Perdonar y dejarlas ir me lleno de paz y calma, alimentando mi espíritu. La falta de perdón es como un veneno que tomamos a diario a gotas pero que finalmente nos termina envenenando.

Muchas veces pensamos que el perdón es un regalo para el otro sin darnos cuenta que los únicos beneficiados somos nosotros mismos.

El perdón es una expresión de amor.

El perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma y enferman el cuerpo.

No significa que estés de acuerdo con lo que paso, ni que lo apruebes. perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimo. Simplemente significa dejar de lado aquellos pensamientos negativos que nos causan dolor o enojo.

La falta de perdón te ata a las personas con el resentimiento. Te tiene encadenado. La falta de perdón es el veneno más destructivo para el espíritu ya que neutraliza los recursos emocionales que tienes.

El perdón es una declaración que puedes y debes renovar a diario. Muchas veces la persona mas importante a la que tienes que perdonar e es a ti mismo por todas las cosas que no fueron de la manera que pensabas.

La declaración del perdón es la clave para liberarte. ¿Con que personas estás resentido? ¿A quienes no puedes perdonar? ¿Eres tu infalible y por eso no puedes perdonar los errores ajenos? Perdona para que puedas ser perdonado, recuerda que con la vara que mides, serás medido….

Aligera tu carga y estarás mas libre para moverte hacia tus objetivos.

 
EL PERDÓN
 
Tu vida esta plena de logros,
luchas y grandes esfuerzos,
y aunque a veces no parezca
cada día te vas acercando
paso a paso a lo que tú quieres.

Pero ten cuidado,
puedes tener un enemigo,
capaz de destruir sin piedad
lo que con tanto trabajo has construido.

Son tus propios resentimientos.

El resentimiento es como tomar un veneno
para tratar de envenenar a otro.
Mientras el dolor pasa,
el rencor se queda,
Lo agravas, como a una herida que no se deja sanar.

El resentimiento es un monstruo,
puede tener el tamaño que le des,
lo puedes alimentar
con los pensamientos de queja
de autocompasión.
Cuanto más lo alimentes
más partes de tu vida invadirá.

La energía que le das a ese fantasma,
es la misma que puedes usar
para construir tus sueños.
O la vida más plena y feliz que te mereces.
Quien no perdona
poco a poco se aísla,
Empieza a olvidar
disfrutar lo grato de su ausencia.

Con el rencor te haces más difícil,
lo difícil y lo agradable se opaca
con el tormento de la amargura.

Digno no es quien resiente.
Digno es quien perdona.

Que estúpida es la venganza que mantiene anclado el dolor.

La venganza sabia es dejarlo ir.
Seguir adelante, es construirse en vez de destruirse.

El perdón es un regalo, para uno mismo,
es regalarse la paz,
es soltar la carga,
es decidir mirar la luz de nuevo,
y con determinación caminar hacia ella,
hacia lo mejor de ti, de tu vida.

No perdones para que el otro cambie
acéptalo,
el otro nunca va a ser como tú quieres,
pues eso no depende de ti.

No le des a nadie el poder de hacerte infeliz,
perdona porque decides hacerlo,
retoma tu poder,
tu inmensa capacidad
de construir tu propia tranquilidad.

 
Autores desconocidos
Esta entrada fue publicada en Cuentos y consejos. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Renovación

  1. Alejandro dijo:

    Yo prometo estas navidades que no volveré a enamorarme hasta el año que viene.Aparte de eso, yo perdono siempre. A lo mejor es por eso por lo que mi vida es tan mierdera, si fuera menos blando… No lo sé, yo soy como soy. En fin…

  2. David dijo:

    Creo que en estas fechas de tantos regalos y demás, debrería regalarse más "te perdono", que colonias, jerseys, joyas o corbatas (además de que sería mucho más original…)
     
    Tengo entendido que no te gustan estas fechas dado en lo que se han convertido, pero aún así te deseo un feliz fin de año, disfrutalo tanto como puedas.
     
    Saludos y cuidate!!

  3. Miri dijo:

    No sólo es importante perdonar. También es importarte saber reconocer tus errores y pedir perdón. Yo nunca lo hacía, y hace unos años me hice el firme propósito de, siempre que hubiera un malentendido con alguien en el que tuviera parte de culpa, pedir perdón…Y lo conseguí, gracias a Dios. Y eso me ha facilitado mucho mis relaciones sociales desde entonces. El propósito de este año es aprender a decir "Tienes razón", y estoy en ello, aunque me cuesta, ¿eh?
    Bueno, amante de Gaia, que pases unas felices fiestas.
    Saludos,
    Miri

  4. josé miguel dijo:

     Ya acabé los examenes y viajes que me tenían alejado del cyberespacio, asi que volveré a actualizar!!!!
     Que tengas un feliz solsticio de invierno!!!
    P.D:Abajo la Navidad, su hipocresía y su consumismo!
    Besos!

  5. Zaratustra dijo:

    ¡Feliz solticio de invierno!La llegada de la luz y el perdón en nuestras vidas nos colme de alegría…
    La Iglesia católica(hubiera hecho igual cualquier religión dominante)fue haciendo catedrales encima de las mezquitas y templos paganos…la idea no es nueva,se trata de derribar todo lo que anteriormente era importante,para imponer las nuevas ideas y costumbre llegadas con el nuevo "orden",para poder seguir manipulando y dominando a las masas.
    Besos.
    Zaratustra.

  6. Alejandro dijo:

    Feliz Navidad!!
     
    Hala, ya lo he soltado… jajaja

  7. Maria dijo:

     ¡Hola de nuevo! entré para leer un poco más, y… me encanta. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices del rencor y del resentimiento, guadarlos es cargar con una losa encima que no nos deja avanzar hacia adelante.
     Bueno, hasta la próxima… un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s