¿Tan distintos somos?

Recientemente estoy dedicándome a leer un libro a mí parecer apasionante. Su tema central es el lenguaje y percepción de los animales sobre su entorno, indicándonos la autora a lo largo de éste las diferencias que nos sepran del resto de animales. Ella es una mujer autista que ya hapublicado varios libros y dado conferencias, éste que yo leo es una integración de todo aquello que ha escrito y aprendido como científica y como inspectora en industrias de ganado bovino, ayudando a las emnpresas a entender a sus animales. Su capacidad para interpretar que puede inquietarles, entenderles como nadie ha logrado nunca le viene del "retraso" con el que nació, el autismo, pues como ella misma dice el autismo es una especie de apeadero en el camino de los animales a los humanos, lo cual sitúa a los autistas en la posición perfecta para traducir el "habla" o lenguaje animal. Quiero aclarar que esta discapacidad consiste en algo tan nimio como una conexión neuronal o comunicación de las células del lóbulo prefontal deficiente, no funciona a la perfección como en la mayoría de personas y esto les obliga involuntariamente a emplear más otras partes del cerebro. Tiene sus ventajas y desventajas, imaginaos no tener subconsciente, la teoría Freudiana no tendría fundamento alguno, seríamos incapaces de reprimir imágenes en nuestra mente, nuestro cerebro dejaría de ser tan verbal, cualquier objeto por nimio que fuera nos llamaría la atención pues es el lóbulo prefontal que se encarga de hacerlo invisible para evitar las distracciones.  Aquí un fragmento extraído del libro Interpretar a los animales de Temple Grandin:
 

Si se compara el cerebro humano con el cerebro animal, la única diferencia perceptible a simple vista es el mayor tamaño de la neocorteza. La neocorteza es la capa superior del cerebro, que incluye los lóbulos frontales y todas las estructuras donde tienen lugar las funciones cognitivas superiores. Envuelve todas las estructuras subcorticales o del cerebro inferior, que son la sede de las emociones y de las funciones vitales en los humanos y en los animales. El grosor de la neocorteza en los seres humanos, comparado con las estructuras cerebrales inferiores, es como el tamaño de un melocotón comparado con su hueso. La neocorteza de los animales es mucho más pequeña. Es tan pequeña que, en algunos animales, la carne del «melocotón» es del mismo tamaño que el «hueso». La neo corteza es del mismo tamaño que todas las estructuras cerebrales inferiores.

En general, cuanto más inteligente es la especie animal, mayor es su neocorteza. Si se quita la neocorteza, no se puede diferenciar a simple vista un cerebro animal de uno humano. La primera conclusión que extraje tras diseccionar un cerebro de humano y otro de un animal como es cerdo es que los animales y las personas tienen cerebros distintos, por lo que perciben el mundo de distintas formas. Y segundo los animales y las personas tienen muchísimo en común.

Para comprender por qué los animales parecen tan diferentes de los seres humanos normales y al mismo tiempo tan familiares, es necesario saber que el cerebro humano es en realidad tres cerebros distintos, cada uno de ellos agregado al anterior en las tres etapas de la historia evolutiva. Y ésta es la parte realmente interesante: cada uno de esos cerebros tiene su propia clase de inteligencia, su propio sentido espaciotemporal, su propia memoria y su propia subjetividad.

Es casi como si tuviésemos tres identidades diferentes en vez de una en el interior de la cabeza. El primer cerebro y el más antiguo, que es el que está situado físicamente en la parte inferior del cráneo, es el cerebro de reptil.

El siguiente cerebro, localizado en el centro, es el cerebro de paleomamífero.

El tercer cerebro y el más reciente, situado en la parte superior de la cabeza, es el cerebro de neomamífero. En líneas generales, podría decirse que el cerebro de reptil corresponde al de las lagartijas y regula las funciones vitales elementales como la respiración. El cerebro de paleomamífero corresponde al de casi todos los mamíferos y se relaciona con las emociones. Y el de neomamífero corresponde al de los primates (sobre todo los humanos) y rige la razón y el lenguaje. Todos los animales tienen un cerebro de neomamífero, pero es mucho más grande y mucho más importante en los primates, especialmente en los humanos.

Los tres cerebros están conectados por nervios, pero cada uno tiene su propia personalidad y su propio sistema de control: el «superior» no controla al «inferior». Los investigadores creían antes que la parte superior del cerebro lo controlaba todo, pero ya no lo creen; lo cual significa que los humanos tal vez tengamos una naturaleza animal separada y distinta de nuestra naturaleza humana. Tenemos una naturaleza animal diferenciada porque poseemos un cerebro animal diferenciado en el interior de la cabeza. La razón de que tengamos tres cerebros distintos en lugar de uno solo es que la evolución no elimina lo que funciona. Cuando un sistema, una proteína, un gen o lo que sea funciona bien, la naturaleza lo emplea una y otra vez en plantas y animales nuevos. Esto se llama conservación.

Según los biólogos, la naturaleza conserva los sistemas que funcionan. Para Paul Maclean, autor de la teoría de los tres cerebros, la evolución simplemente añadió cada cerebro nuevo al anterior. Él lo denomina teoría de la terna cerebral.

En otras palabras, si uno fuese la madre naturaleza y tuviera un montón de lagartijas corriendo por el mundo que respiran, comen, duermen y se despiertan a la perfección, no crearía un aparato respiratorio completamente nuevo para el perro cuando llegara el momento de inventario. En su lugar, añadiría el cerebro nuevo de perro al anterior de reptil. El cerebro de reptil respira, come y duerme; el cerebro de perro establece jerarquías y cuida a las crías. Se repite exactamente lo mismo cuando la naturaleza desarrolla a un ser humano. El cerebro humano se agrega al del perro. Así que tenemos el cerebro de lagartija para respirar y dormir, el cerebro de perro para formar manadas de lobos y el cerebro humano para escribir libros sobre ello. La evolución es, en muchos sentidos, como añadir una planta a una casa en vez de derribar todo el edificio y construir uno nuevo desde los cimientos.

 

El precio que pagan los seres humanos por tener lóbulos frontales tan grandes y gruesos es que las personas normales se vuelven ajenas al entorno de un modo en que no lo son ni los animales ni los autistas. La gente normal deja de percibir los detalles que componen el cuadro y sólo ven el gran cuadro. Eso es lo que hacen por vosotros vuestros lóbulos frontales: os dan el gran cuadro. Los animales ven todos los detalles minúsculos que lo integran.

 

Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¿Tan distintos somos?

  1. Alejandro dijo:

    Jo, es que no había visto esto, tengo que estar más atento…

  2. Miri dijo:

     Qué bueno este libro. Creo que lo leeré. Sabía que la principal diferencia de mente con los animales radicaba en el desarrollo del neocórtex, pero no tenía ni idea de cuáles eran exactamente las consecuencias de esto, salvo en la capacidad de raciocinio. Me interesa mucho esto de los diferentes tipos de percepción entre animales y personas. Y siempre he pensado que los humanos no estamos tan separados de la naturaleza como queremos creer, porque al fin y al cabo formamos parte de ella. Es más, creo que muchas de las reacciones que tenemos tienen un fundamento evolutivo importante: detrás de la propiedad privada se encuentra el instinto territorial, y así infinidad de ejemplos.
    Una cosa: hay una de las frases que creo que debe de estar mal copiada: "Todos los animales tienen un cerebro de neomamífero". No puede ser verdad: las anchoas, los escarabajos, los cocodrillos o los alcaudones no creo que lo tengan. Supongo que se referirá a todos los "mamíferos superiores".
    Un besito, Helena, y ¡¡¡Feliz 2007!!!
    Hasta pronto,
    Miri

  3. Helena dijo:

    Tienes razón, debería haber modificado esa frase pero por ser fiel al libro la he mantenido. En lugar de animales imaginemos que pone verebrados más evolucionados o mamíferos superiores; aun así emplea a lo largo del libro más de un término de modo incorrecto, supongo que para adaptarse al lenguaje extendido, servir como libro divulgativo. Saludos! Feliz año nuevo!

  4. Sergio dijo:

    Estoy de acuerdo. Parece un libro interesante. Es curioso como siempre que se trata de explicar la naturaleza del ser humano siempre surge una tribalidad de entes, como si el numero 3 fuese un numero muy especial para el ser humano (cuerpo-mente-alma, padre-hijo-espiritu santo, tres cerebros…) no os parece?
     
    Por otro lado planteo una pregunta:
     
    Sería acertado decir que el apego, la territorialidad, el egoísmo y tantas otras cosas de las que deberíamos desprendernos para evolucionar mentalmente según Osho, vienen del segundo cerebro? Es decir, debemos desprendernos de nuestro cerebro animal para evolucionar?
     

  5. Isaac dijo:

    El cerebro de reptil es aquel que usamos(bueno yo no uso eso por suerte) para la supervivencia extrema;segun tengo entendido cuando una persona mata o siente esos impulsos psicopatas,esa es la parte cerebral que mas se estimula.
    El cerebro de perro.. umm es la primera vez que oigo eso,pero supongo que una acepcion al cerebro comun al de todos los mamiferos sociales..
    Y el cerebro humano..ese bueno,ahi se queda,yo lo que se que tengo una buena tronera y desde siempre me han llamado cabezon.
    Saludos Helena,hacia tiempo que no te leia.

  6. Sergio dijo:

    ahora que he vuelto a leer mi comentario me he dado cuenta que en el momento de hacerlo el espiritu de Punset (Redes) debio pasar por mi cuarto jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s