Ceguera por falta de atención

Fuente: Interpretar a los animales de Temple Grandin.

Hay un montón de cosas que la gente normal realmente no ve. Existe un célebre experimento que realizó un psicólogo llamado Daniel Simons, jefe del laboratorio de cognición visual de la Universidad de Illinois. Dicho experimento se llama Gorillas in Our Midst [Gorilas entre nosotras] y demuestra lo deficiente que es la conciencia visual de las personas.

La prueba consiste en pasar un vídeo de un partido de baloncesto y pedir a los espectadores que cuenten los pases que hace un equipo. Luego, cuando llevan un rato viendo el partido y todos están allí sentados contando los pases, aparece en la pantalla una mujer disfrazada de gorila, que se para, se vuelve, gesticula a la cámara y se golpea el pecho con los puños.

El 50 % de las personas que ve este vídeo ¡no ve al gorila!

Incluso cuando los directores del experimento les preguntan directamente: «¿Se han fijado en el gorila?», contestan: «¿Cómo?». No es que no recuerden a la señora disfrazada de gorila. Cualquiera que haya olvidado algo que ha visto lo recordará cuando le den una clave. Esas personas realmente no vieron al gorila. Simplemente no lo registraron.
 

Arien Mack (de la Nueva Escuela de Investigación Social de Nueva York) e Irvin Rack (profesor de la Universidad de California en Berkeley hasta que murió en I 995) explican en su libro lnattentional Blindness [Ceguera por falta de atención] que las personas no ven de forma consciente un objeto a menos que presten atención directa y concentrada a dicho objeto. Eso significa que un ser humano que camina por un pasadizo no verá los charcos chispeantes ni los puntos brillantes en el metal ni las cadenas que se mueven. Todo eso no existe para él, a menos que lo esté buscando. Los seres humanos normales no ven nada a lo que no prestan atención.

Según mi experiencia con los animales y con mis propias percepciones, los animales y las personas autistas somos diferentes de las personas normales. Los animales y las personas autistas no tenemos que prestar atención a algo concreto para verlo. Nos saltan a la vista cosas como las cadenas que se mueven; captan nuestra atención, queramos o no.

A una persona normal no le salta a la vista prácticamente nada del entorno. Eso significa que es casi imposible que un ser humano realmente vea en primer lugar algo nuevo por completo. La novedad quizá no agrade más a las personas que a los animales, pero la gente no se expone tanto a la novedad porque no advierte su existencia.

Los seres humanos están hechos para ver lo que esperan ver y es difícil que se espere ver algo que no se ha visto nunca. Las cosas nuevas no se detectan. La investigación sobre la ceguera por falta de atención fue sorprendente, porque los psicólogos siempre habían creído que todos los objetos del mundo visual captaban de inmediato la atención de las personas (como un avión que bloquea la pista de aterrizaje). Pero resulta que no es cierto. Al parecer, hay pocos objetos que capten la atención de la gente, como ver u oír el propio nombre, objetos de gran tamaño -esto me sorprendió- o caricaturas alegres. No caricaturas tristes. Una caricatura triste es tan invisible como todo lo demás para quienes no prestan atención. Pero una alegre hará que la gente se fije.

 

 Actualización: Definitivamente éste es uno de los mejores argumentos para justificar aquello de no atender a ciertos detalles en que no nos fijamos, a mí siempre me han dicho que no encontraría agua en el mar. Despiste válido este último de no haberme percatado de no haber puesto la fuente, y ahora no recuerdo si lo di por hecho ya haberla indicado o si pensé que se sobreentendería que el texto era del libro de la entrada anterior.

 

Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Ceguera por falta de atención

  1. Helena dijo:

    El experimento del górila en el partido de baloncesto ya lo había leído en el libro El viaje a la felicidad de Eduardo Punset, a partir del cual concluí que seguramente ocurre lo mismo cuando escuchamos a alguien. En este libro eso mismo dice, con experimentos se ha demostrado que nuestro cerebro se encarga de registrar aquello que espera oír, se anticipa en cierta manera a lo que desea llegando a interpretaciones a veces bastante erróneas.
    Este párrafo fue mi conclusión: El ser humano tiene un sistema de percepción visual distinto al de los demás animales en relación a lo que es capaz de ver. Sólo vemos aquello que esperamos ver, únicamente se activa frente lo que está acostumbrado a ver. Aplíquese también a lo que leemos o gestos que apreciamos en los demás, tan solo lo que sea de nuestro interés le daremos un valor según además nuestras experiencias previas. Vamos que en las discusiones todo el mundo se vuelve sordo, se tapa los oídos y escucha o lee lo que le convenga.
    Salud!

  2. Zaratustra dijo:

    Hola Helena!
    La verdad es que vemos más con los ojos de la intuición que con los sensoriales,porque como decían los antiguos,todo está dentro de nosotros,no fuera…el hecho es que nuestra mente es muy selectiva y sólo vemos lo que queremos ver.
    Quizá sea este el motivo por el que los mayores nos volvemos sordos,ciegos o mudos,los lunes,miercoles y viernes…o ante una situación que no queremos codificar o simplemente no reforzar con nuestra atención conscientemente…
    Te deseo un ¡FELIZ AÑO 2007!
    Besos.
    Zaratustra.

  3. Alejandro dijo:

    …los animales y las personas autistas somos diferentes de las personas normales…
     
    ¿Estás diciendo que eres autista o es que yo no comprendo bien las cosas que leo?
     
    Feliz año nuevo.

  4. Marta dijo:

    En serio?
    Qué interesante…
     
    Eres autista? Literalmente?

  5. Helena dijo:

    Noooo, yo no soy autista, sino la autora del libro Interpretar a los animales. Este texto es una continuacíón del anterior, pertenecen al mismo libro. Pensé que la gente se percataría y por eso no indiqué nada. Ahora mismo pongo la fuente, perdón. Feliz año!

  6. Alejandro dijo:

    Si es que nos pillas despistados con eso del año nuevo jejeje. Fue un malentendido muy tonto. ¡Feliz año nuevo!

  7. Miri dijo:

    Joer, definitivamente me tengo que leer el libro. A mí me pasa esto mucho. Soy increíblemente despistada, y tengo problemas para encontrar cualquier cosa, pero incluso aunque la esté buscando. Jamás me fijo en los detalles de una catedral, de un cuadro o incluso de algunos paisajes. Aunque sí que es cierto que, en mi caso, es más acusado que en el resto de las personas. Tengo problemas para conducir porque no veo las señales, los desvíos… jejeje. Vivo en la parra.
    Soy un desastre.
    Un besito,
    Miri

  8. Helena dijo:

    Jajajaj, a mí también me pasa que soy muy despistada y me cuesta mucho encontrar todo aquello que pierdo. Hace poco me ocurrió que acudiendo a un mercadillo que hay en la plaza central de la ciudad, visitaba uno de los tenderetes con bastante frecuencia pues tenía instrumentos tribales, elementos decorativos originales y alguna cosa artesana que sinceramente me pierden aunque nunca compre nada. Un día fui con mi novio ya siendo la cuarta vez que ojeaba el tenderete, y me dice medio en broma, ¿A qué te gustan las figuras éstas en forma de falo? De repente miro atentamente y veo que la tienda mostraba varias de esas esculturas y una hasta de medio metro! no las había visto hasta entonces! mi cerebro las había suprimido pues no le eran de interés! XDDD.

  9. Alejandro dijo:

    Que mono tu gato (he estado viendo las fotos) Pero mi perro mola más, jeje.Bueno, hasta dentro de una semana cuando vuelva de Andorra. Saludos

  10. Sandra dijo:

    gracias… x estar aunque agazapada en la hierba!

  11. Miri dijo:

    ¿Sabes qué? El otro día, hablando de esto de no fijarse en los detalles, le comenté a un amigo lo leído en tu blog. Jajaja. Gracias por contribuir a mi aprendizaje.
    Hasta pronto,
    Miri

  12. Miri dijo:

    ¡¡¡Helena!!!
    Por un álbum de fotos tuyo, deduzco que estás interesada en los temas de la expansión de la frontera agrícola en la Amazonía.
    La revista National Geographic de este mes está dedicada por entero a todos estos usos que están destrozando la selva. Las petroleras, la agricultura intensiva, las redes de infraestructras…
    Alucinante, en serio. En cualquier Kiosko o biblioteca tienes la revista.
    Saludos,
    Miri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s