El gen egoísta: los caminos de los genes son inescrutables

Quiero exponer en esta entrada un tema quizá conocido por algunos, con vagas o profundas ideas sobre él, el determinismo genético. Según éste el fin superior de toda especie es la reproducción por muy antihomeostática (desajuste de las funciones fisiológicas como la respiración, la temperatura…) que ésta sea. Lo que importa al animal es dejar descendencia futura, pasando el cerebro a un segundo plano frente a los aparatos reproductores. Teniendo hijos inviertes grandes esfuerzos sobre un individuo que no eres tú mismo, en él está tu eficacia biológica compartiendo el 50% de los genes con esta prole. Se formula en clase la siguiente pregunta, ¿Qué fueron antes los genes o los organismo? Los genes aunque siempre haya una influencia externa por parte del entorno que determina su expresión como en el caso de los genes metabólicos.
El profesor enunció seguidamente la siguiente frase, con el interés puesto en observar nuestras reacciones y respuestas, fueran de reproche o asentimiento: "El organismo no es el centro de la creación, somos autómatas de nuestros genes". Yo mostré discrepancia. Ellos expresándose en forma de hormonas y neurotransmisores en nuestro cerebro determinan nuestro comportamiento, así como la de cualquier animal y ser vivo. Nuestra estructura fisionómica y morfológica responde indudablemente al material genético celular, lo que en verdad cuesta creer es que nuestros actos, pensamientos y sentimientos sean obra de moléculas que interactuando con el medio ambiente nos conformen y enteramente seamos algo tan material y a la vez sutil, hélices del tamaño de nanómetros. Estos ejemplos que expondré a continuación aparecen en el mismo libro que recomendé hace poco, aunque en ninguno momento la autora quiso decir o al menos no lo hizo manifiestamente que la genética y las hormonas que actúan como neurotransmisores (la línea que separa ambos términos es de cada vez más difusa) hicieran al ser completo, simplemente explicaba comportamientos tan básicos como la agresividad, el miedo, la euforia, la curiosidad que muchas religiones precisamente no han visto como positivas para el hombre, y el amor. La autora incluso cree en la conciencia animal no humana y nuestra ignorancia en muchos aspectos sobre la "mente" de las demás especies.
Centrándome de nuevo en el tema a tratar  según os quiero exponer una serie de ejemplos, que si queréis podéis saltaros. Hemos seleccionado a lo largo de la historia y prehistoria a nuestros animales domésticos, fue hace entre 20.000 años y 30.000 años según algunos autores, que nos encargamos de crear una nueva subespecie, Canis familiaris, medianamente diferenciada en unos casos y completamente distinta en otros del Canis lupus, el lobo tan temido y venerado. En sus comienzos lo domesticamos como ayuda en la cría del ganado, protección del hogar y muchas otras funciones que han caído en desuso. Su diferencia con el lobo principalmente radica en el comportamiento, cría selectiva de éstos para que sean cariñosos, nobles, fieles sin perder sus ideas jerárquicas. El comportamiento está controlado por el sistema nervioso y éste está programado incluso para morir de pena al morir su dueño. Esa selección antinatura hoy en día buscando la máxima belleza, por puro interés estético ha provocado que al zona prefrontal se reduza y en consecuencia sean más agresivos, menos inteligentes y miedosos. Con todo esto no estoy de acuerdo, es muy importante el aprendizaje y educación en un perro así como en cualquier animal evolucionado.
Los perrillos de las praderas son esos roedores de mediano tamaño que viven en el Oeste de los EEUU en los que se ha demostrado una comunicación compleja. Crean madrigueras bajo tierra interactuando con sus vecinos únicamente en el exterior mientras otean el horizonte por la posible llegada de algún depredador. Llegan a formar grandes clanes para ayudarse en la vigilancia y así poder llevar a cabo una vida más relajada. Se ha comprobado que existen dos especies, una monógama y otra polígama. Depende ello de dos hormonas, la vasopresina y la oxitocina las cuales se encunetran muy relacionadas con el amor incluso en el ser humano. Los polígamos como infieles tiene bajos niveles de vasopresina en el caso de machos y de oxitocina en el de hembras, los monógamos al contrario, tienen altas concentraciones de ambas hormonas. Si se inyectan éstas en polígamos se transforman en monógamos automáticamente. Así de sencillo resulta algo tan complicado como la fidelidad y la infidelidad, siendo la segregación de ambas hormonas fundamental. Con estas aseveraciones como la del comportamiento determinado genéticamente resulta cierta la frase de Hume: "Mi personalidad está determinada o es fruto del azar, en ninguno de los casos soy responsable". Curiosa conclusión, si no son los genes los que gobiernan sólo queda el azar, cualquier creencia queda fuera de la explicación de nuestra prosopon o máscara.
Yo creo que esto nos roba cualquier tipo de libertad de decisión, elegimos ser lo que somos, debemos ser consecuentes con lo que hacemos y no achacarle las culpas a una molécula compleja. Siguiendo con la lección que me ha dejado sin argumentos con los que rebatirle, según el profesor el azar existe. Una a veces elige conscientemente sobre sus acciones, actúa con información insuficiente, intentando maximizar los resultados. Uno no puede remediar elegir la opción más sensata, pero aún así la vida está determinada. Se ha demostrado con algunos estudios que la actitud política y religiosa se heredan, ser tolerante e intolerante con otras creencias. Batallar interiormente con nuestras ideas sociales según este estudio sería cuestión de la expresión de genes, genes que marcarían nuestras tendencias religiosas. Una proporción depende de los genes y otra del puro azar. En este caso mi grado de escepticismo supera límites aceptados.
 
Los genes a lo largo de su historia cedieron su papel a algo más flexible, el cerebro, el cual ensombrecio la funcionalidad de éstos, semejando que éstos pasaran a tener relativa importancia. Mis genes me impulsan a reproducirme pero yo les puedo fastidiar y hacerme casto. Ellos están en la sombra (lo que yo dido, siguen caminos inescrutables), por mucho que decida ser casto acabaré teniendo deslices y así ellos lograrán mantener su eficacia biológica. Los genes están al mando incluso en el caso de la homosexualidad, podéis consultarlo en esta página. El altruismo sirve para conseguirse un prestigio social, crear fundaciones benéficas o univerdades da un cierto renombre, se recuerda a ese individuo por siempre y seguramente más mujeres se le ofrecerán. El rango social ha determinado el éxito reproductivo en la historia humana. Animales sociales prefieren tener niñas y más los de alto rango para asegurarse así la futura descendencia. Tener hijos es una apuesta, hijas es un juego seguro, no habrá duda sobre el progenitor. La infidelidad según sus fuentes es del 20 %, siendo el adulterio entonces bastante común, tanto en hombres como en mujeres, buscando éstas últimas al menos antiguamente rango social en su pareja (que romántico…).
Ahora quizás llegue lo interesante para el exiguo lector que haya llegado hasta aquí, ¿Buscan los hombres y las mujeres lo mismo en la pareja? ¿Es equivalente? Según los resultados de unas encuestas mínimamente recientes y realizadas repetidas veces sobre la población la respuesta es no. Resultados:
 +++ Hombres: buscan mujeres físicamente eficaces (osea se, guapas) y jóvenes.
 
***Mujeres: no miran aspecto físico o al menos no lo tienen por prioridad, ni tampoco juventud. Buscan seguridad, estabilidad y en consecuencia un estatus social elevado o al menos la promesa firme de alcanzarlo. El éxito social como ya se ha dicho es más potente en términos de eficacia reproductiva. Hoy serían los artistas de cine, atractivos y que a muchas mujeres les gustarían como parejas ocasionales. Luego camuflado estaría el factor de en que fase del ciclo reproductor se encontraba la chica. Ya sabéis, si algún día sóis infieles a vuestra pareja darle la culpa a la llamada de los genes, no es vuestra culpa, estáis eximidos.
Por mis caras el profesor me dijo que parecía que me clavasen agujas por todo el cuerpo, eran de asombro, irritabilidad, incredulidad  y sorna. Más la segunda, serán también los susodichos que tienen mucho orgullo. Para dejarme sin argumentos su mejor táctica fue decirme que pensara globalmente, no en individuos señalados y además desde una perspectiva histórica y no actual donde los ricos no tienen casi hijos y existe el preservativo. Me olvidaba, es que habló del derecho de Pernada (amo de las tierras tenía derecho a acostarse con todas las mujeres recién casadas), y la inconmensurable a veces cantidad de hijos de la nobleza de cualquier lugar del mundo más aún en caso de sultanes musulmanes, reyes cristianos y nobleza hindú, pensando tanto en hijos legítimos e ilegítimos
¿Somos simples máquinas incapaces de ejercer control sobre nuestro devenir? ¿Los genes son los nuevos dioses, cuyos caminos inescrutables para la mayoría guían nuestro destino? La consecuencia es que comportamientos como el suicidio y homicidio no poseen explicación alguna, la homosexualidad y castidad tal vez sí. Que me perdone el profesor de Ecofisiología animal por no estar de acuerdo, me parece de un reduccionismo extremo, tenemos libertad, responsabilidad y la obligación de cumplir unas leyes fuera del materialismo. No somos objetos sin pensamiento o con este limitado, somos mucho más, pese que por desgracia esto nos conduzca a pretender dominar al resto de la faz de la Tierra. Nos hemos escapado de la Naturaleza, más por desgracia para ella y lo único que veo yo son muchos factores que nos conforman como personas, no todas las respuestas se hallan en el material genético. Quizá así sea, pero sería en verdad deprimente ser finalmente unos autómatas de nuestros genes.
Esta entrada fue publicada en Crítica. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El gen egoísta: los caminos de los genes son inescrutables

  1. David dijo:

    Suponiendo que tuviera razon, de que sirven la psicologia y la folosofia? Si total somos programas andantes!! Como es eso de que el suicidio y el homicidio no tienen explicacion????? Que deja entonces para la donacion de organos mientras la persona vive?????
    Mis genes me ordenan andar descalzo. Ahora me dicen "rascate la oreja". Mis moleculas tienen frio por eso me abrigo. A mis moleculas les gusta la musica, por eso escucho beethoven.
    Que es esa forme de pensar?? Para mi que a tu profesor de mas joven le lastimaron mucho el corazon y por eso ahora ve todo como una consecuencia de los genes y las moleculas. Quiza eso se aplique a seres unicelulares pero no a seres complejos como perros o personas. No vasd a un negocio y decis "me llevo una lata de gas, unos tomates y una esposa". Pensando de esa forma, todo seria mas de lo mismo, habria respuestos para las personas.
    "Mis genes me dicen que soy un gigante del espacio en miniatura" jajaja. Esta "concepcion" (para mi es una pseudo concepción) de la vida no admite acciones nobles o no tan nobles, como el sacrificio por otra persona o el suicidio. Como no abarca todo, esta incompleta. Si no esta completa, podemos llegar a la conclusion de que deja algo de lado. Ergo, los sentimientos y el alma existen. Amén.
    PD: Conseguile un loro a tu profesor asi no se siente solo. Si esta casado preguntale que porque. Preguntale que porque hay personas que donan organos aun estando vivas. Preguntale si no sufre la muerte de seres queridos, y si te dice que si preguntale que porqué. Cuando muere una persona querida, sale una nube de moleculas y genes que le pega a tus genes y a tus moleculas y por eso lloras y te sentis mal??
    PD2:NUNCA PIENSES ASI!!!
    PD3:Saludos, cuidate mucho.

  2. Alejandro dijo:

    No me lo creo. Entonces yo no tengo la culpa de nada. "He matado a mi padre porque me lo ordenaron mis genes". "No pienso estudiar porque los que van a determinar mi vida futura son mis genes". "No me lavo los dientes, las caries las decidirán los genes"… Anda ya

  3. Helena dijo:

    David te aseguro que jamás pensaré así, que el crea que el sexo es lo supremo en cada especie allá él, pero yo seguiré creyendo que hay mucho más. Si hasta todos los animales se afligen por la muerte de un ser querido, o al menos mamíferos y aves, no me gustaría reducirlo a simples hormonas expresadas por genes. Álex razón tienes, es una manera de librarse de cualquier responsabilidad: mis genes me dijeron que no hacía falta que estudiara, que debía ser barrendero…
    Por cierto antes de que alguien me llame egocentrista, el profesor me miraba pq fui la única persona que rebatí en contra durante un rato, los demás creían en lo que decía o al menos no empezaron a quejarse hasta que expuso los resultados de la maravillosa encuesta, más superficial que ninguna otra. Qué queréis que os diga, a las personas que más admiro de la historia son gente que sacrificaron su vida por una causa que no tenía que ver con sus genes, no creo que Chico Mendes pensara en adquirir un simple rango social. Es que entonces toda especie da asco. Salud!

  4. Miguel dijo:

    Qué movida! La verdad es que habrá simplificado todo lo que quieras pero tiene una base científica bastante sólida. Hay que encontrar otra teoría científica que rebata estas bases, o las puntualice, porque sino sólo nos quedaría elegir la otra puerta, la que da paso, como ya han dicho, a hablar del alma, del espíritu y cosas intangibles y etéreas de abstracta explicación. Y si a algo tengo que aferrarme, de base, me agarraré al postulado científico.
     

    De todas formas yo siempre he creído que los genes nos hacen propensos, no que nos condicionen. Nunca he sido bueno teorizando sobre esto, no sé diferenciar aprendizaje de instinto, de hecho no logro entender qué es el instinto. Así que dejo en tus manos encontrar otra explicación para todo eso que tu profesor ha espetado. Qué clases más raras dais, no? Me gusta….

  5. Helena dijo:

    Si he de elegir a que aferrarme me veo en una difícil elección, prefiero ver ciertos matices y varios condicionamientos y no un único. Nuestra parte emocional no la veo compleja, mas la veo de gran componente hormonal, los animales no humanos sienten lo mismo que nosotros o al menos de modo parecido, y tanto el amor como el enamoramiento como explicaba un artículo de la National Geographic es en buena parte explicado por la segregación de moléculas químicas. Lo que no acepto y no logro dilucidar con ningún tipo de lógica es que la transmisión cultural, el pensamiento e inteligencia tenga algo que ver con los genes, o lo que es lo mismo, el aprendizaje desde siempre se ha separado de lo instintivo y por tanto genético, son términos contrapuestos. Preguntas que es el instinto, éste no es más que actos reflejos y conductuales heredados como es quedar paralizado cuando te encuentras ante algo inesperad o en un depredador cazar, teniendo que aprender más tarde que lo que persigue por instinto es comida.Abogar por esta teoría supone que yo no soy humano, pues no deseo tener hijos (como muchos otros), ni cuidar pues simplemente no me gustan los cachorros humanos, por mí la humanidad puede extinguirse, defiendo más la vida de otras especies con las que comparto menos material genético. El suicidio especulo por mis propias estadísticas de personas conocidas que cerca de un 80% de personas lo han rumiado, y en animales lo he visto. Además no creo que mis pensamientos y decisiones las tomen mis genes o al menos de seguro los que no tienen componente sexual. En resumen, la elección de pareja tal vez y casi seguro pueda ser por genética, pero hay muchiiiiiiísimas cosas más en la vida. Muchas veces una persona te resulta atrayente por sus conocimientos, por ideas comunes, son tb los genes? no lo creo. El instinto es genético, el aprendizaje es por plasticidad neuronal que te permite tener cultura, no es genético. Si me hubiera dicho algo de las bacterias, que se encargan de la homeostasis de nuestro organismo para sobrevivir me lo hubiera creído, pero tampoco piensan por nosotros. Siento mi pesadez pero hay temas con los que me como mucho la cabeza, jeje. Saludos!

  6. Miss dijo:

     
    Estoy de acuerdo contigo. No me mola nada que sean mis genes los que decidan.
    Aunque yo tengo unos genes preciosos (habrá que hacer la pelota, por si acaso).
     
    P.C.: Animales no humanos… acertada expresión.
     

  7. Isaac dijo:

    Muy interesante(como la revista oye..).
    Esto da mucho mucho mucho de lo que hablar..genes,genes.. tan solo una pregunta que te dejo a ti y a quien lea esto: Hay solo naturaleza y biologia o hay algo mas? La ciencia no puede explicar mil y un cosas.. y yo tampoco,pero si el sexo(o lo que es lo mismo la reproduccion) es la prima maxima de una especie como apuntan los hechos y yo muchas veces pienso en no tener hijos para evitar que haya otro ser en el mundo con mis pautas geneticas..joe soy un desperdicio :_(
    Bueno un saludo,muy interesante eso que me cuentas de los oranguntanes voy a ojear mis enciclopedias de Fauna, a ver si saco algo sobre los "hombres de la selva"(que asi los llaman los nativos del sudeste asiatico)

  8. Miri dijo:

    Es delicado el tema que tocas hoy.
    Yo pienso que tu profesor es muy reduccionista. Si bien está demostrado que nuestros genes nos dan cierta predisposición a ciertos comportamientos, se necesita un factor ambiental para que efectivamente se den. Y es sabido que en general, bajo ciertas formas de crianza, una persona puede ser más dependiente o agresiva que respecto a otras. Cierto que hay personas más predispuestas a serlo, pero esta predisposición no tiene por qué manifestarse. E igual sucede en los animales. Un perro puede no ser agresivo, pero a fuerza de palos, hacerse. Lo mismo que las personas. Si se cumpliera lo que dice tu profesor eso significaría que somos inmunes al medio en que nos criamos, y es bien sabido que no es así.
    El ser humano tiene algo que muchos animales no poseen. Una cultura. Y es innegable que las culturas modifican las pautas de actuación del ser humano más allá que el mero instinto, y le dan una herramienta para controlar este.
    Sí que es cierto que muchas pautas de nuestro comportamiento están asociadas a instintos primitivos como el territorial o el reproductivo, pero esto no quiere decir que las consecuencias de este instinto sean indominables.
    Y si todo lo que dice tu profesor es verdad, ¿Por qué tienen tanto éxito los chicos sin trabajo, que se pasan el día para acá y para allá tocando una guitarra, perdidos de la vida?
    Creo que nuestros genes determinan en una parte nuestro comportamiento o quizás algunos aspectos de nuestra personalidad, pero en conjunto con la educación que hayamos recibido. Ambas cosas no se pueden disgregar.
    Bueno niña, pues nada, un besito.
    Hasta pronto,
    Miri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s