Reír llorando.

  REÍR LLORANDO

Viendo a Garrik —actor de la Inglaterra—
el pueblo al aplaudirle le decía:
«Eres el más gracioso de la tierra
y el más feliz…»
                                 Y el cómico reía.

Víctimas del spleen, los altos lores,
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores
y cambiaban su spleen en carcajadas.

Una vez, ante un médico famoso,
llegóse un hombre de mirar sombrío:
«Sufro —le dijo—, un mal tan espantoso
como esta palidez del rostro mío.

»Nada me causa encanto ni atractivo;
no me importan mi nombre ni mi suerte
en un eterno spleen muriendo vivo,
y es mi única ilusión, la de la muerte».

—Viajad y os distraeréis.
                                              — ¡Tanto he viajado!
—Las lecturas buscad.
                                          —¡Tanto he leído!
—Que os ame una mujer.
                                                —¡Si soy amado!
—¡Un título adquirid!
                                      —¡Noble he nacido!

—¿Pobre seréis quizá?
                                          —Tengo riquezas
—¿De lisonjas gustáis?
                                          —¡Tantas escucho!
—¿Que tenéis de familia?
                                              —Mis tristezas
—¿Vais a los cementerios?
                                                —Mucho… mucho…

—¿De vuestra vida actual, tenéis testigos?
—Sí, mas no dejo que me impongan yugos;
yo les llamo a los muertos mis amigos;
y les llamo a los vivos mis verdugos.

—Me deja —agrega el médico— perplejo
vuestro mal y no debo acobardaros;
Tomad hoy por receta este consejo:
sólo viendo a Garrik, podréis curaros.

—¿A Garrik?
                        —Sí, a Garrik… La más remisa
y austera sociedad le busca ansiosa;
todo aquél que lo ve, muere de risa:
tiene una gracia artística asombrosa.

—¿Y a mí, me hará reír?
                                              —¡Ah!, sí, os lo juro,
él sí y nadie más que él; mas… ¿qué os inquieta?
—Así —dijo el enfermo— no me curo;
¡Yo soy Garrik!… Cambiadme la receta.

¡Cuántos hay que, cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reír como el actor suicida,
sin encontrar para su mal remedio!

¡Ay! ¡Cuántas veces al reír se llora!
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
porque en los seres que el dolor devora,
el alma gime cuando el rostro ríe!

Si se muere la fe, si huye la calma,
si sólo abrojos nuestra planta pisa,
lanza a la faz la tempestad del alma,
un relámpago triste: la sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto,
que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto
y también a llorar con carcajadas.

Juan de Dios Peza

Cuan cierto es que sintiéndonos tristes muchas veces reímos procurando ocultar nuestra pena, engañándonos a nosotros mismos, olvidando aquello que en un continuo, intenta ocupar nuestra mente. Somos actores a veces en nuestra vida, el mayor objetivo llega a ser volver a ser nosotros mismos, pues a veces hasta se nos olvida. No es mi situación actual, pero sí lo ha sido. Este texto es uno que me he de aprender para clase de Psicología y así ejercitar la memoria, al principio me dio una enorme pereza pero al apreciar su contenido hasta disfruto al recitarlo y no se convierte en tediosa carga.

Saludos!

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Reír llorando.

  1. Miri dijo:

     
    Bueno, a mí reírme de mis penas me ayuda a llevarlas mejor. Los problemas sólo lo son si tú lo consideras así, y una buena manera de dejar de considerarlos como tales es aprender a reírte de ellos, ¿No crees?
     
    Un besito,
    Miri

  2. María José dijo:

     
    Es un poema magnífico y lapidario. Me alegro de que en Psicología hagas cosas tan interesantes. ¿Después analizaréis su significado? Porque es curioso cómo gente que ha pasado la vida haciendo reír a la gente delante de las cámaras, detrás de ellas no ha hecho sino hacer sufrir a sus allegados. Y tranquila. Fingir que todo va bien no siempre es bueno. Al menos si tienes claro que no lo va.
     

  3. María José dijo:

     
    Ah, soy la Emperatriz de Belsan. Me han eliminado el space por tener "imágenes obscenas"😄

  4. Helena dijo:

    Miri estoy de acuerdo contigo en este sentido, reírse de los problemas ayuda a no verlos como el mayor de los obstáculos y hallar la solución, pues la mente no nos crea esa barrera de la imposibilidad. Así mismo yo este poema no lo había mirado desde ese punto de vista, sino como Garrik representa que muchas veces cuando más reímos y hacemos reír es cuando peor estamos por dentro y nos evadimos sin llegar nunca a la raíz.
     
    Belsan cuanto tiempo sin verte por estos lares, abandonastes los espacios y los del msn spaces veo que han vuelto a hacer de las suyas… Espero que el próximo día lo analicemos, la verdad que sería interesante porque cada uno da su opinión e interpretación.
     
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s