Sobre libre comercio y democracia (II parte)

Hablemos con mayor profundidad de las empresas transnacionales (ETN), haciendo para ello uso de un texto del ODG u Observatorio de la deuda en la Globalización. Ellas son las que concentran a día de hoy el poder y el dinero en sus insaciables manos, veamos paso por paso como lo logran. El objetivo principal de las ETN es la obtención y la maximización de beneficios. En consecuencia, las grandes empresas buscan continuamente nuevas formas de reducir costes y de incrementar sus ingresos, nuevos lugares en los que extraer recursos naturales y materias primas y países con marcos reguladores más laxos que les permitan contratar mano de obra barata y sin restricciones ambientales. Y, por ello, no dudan en incidir, desde la posición de poder que ostentan, en el cambio de legislaciones e, incluso, de gobiernos (atención a este punto). Las ETN no suelen ser empresas de reciente creación, sino todo lo contrario, suelen ser empresas que han necesitado de muchos años de actividad para poder internacionalizarse. Y aunque esto se encuentre en contradicción con las reglas del libre comercio y liberalización tan defendidas hoy por los empresarios, han conseguido concentrar poder y dinero gracias al proteccionismo inicial de sus Estados-nación de origen. Ello contribuye a que las mayores ETN del planeta pertenezcan a los países desarrollados. De hecho, la matriz o central de 99 de las 100 primeras del mundo está en países del Norte.

Las ETN se han convertido en actores influyentes en el diseño de las reglas del juego de la economía global. Para ello inciden en los gobiernos de los Estados-nación y en las instituciones internacionales para que jueguen a favor de sus intereses. En la mayoría de los casos, intentan reducir al máximo los marcos legislativos que encorsetan su actividad y limitan sus ganancias, sin importar el menoscabo que se pueda llevar a cabo en términos de calidad democrática. Concretamente, ¿cuáles son los ámbitos de influencia de las empresas transnacionales?

En primer lugar, inciden en los procesos electorales de los países en los que se encuentran ubicadas. La manera más habitual de hacerlo consiste en inyectar grandes sumas de dinero en las campañas electorales de los partidos políticos más afines. Otra manera de influir en este terreno es la de las amenazas al electorado, transmitiendo una versión negativa a la opinión pública de lo que sucederá en el país si sube al poder el candidato que menos les interesa. Lula, por ejemplo, sufrió este tipo de chantajes en las últimas elecciones presidenciales de Brasil. Algunas empresas han llegado a utilizar estrategias más contundentes en este ámbito. Entre los casos más conocidos destaca el golpe de Estado en Chile que derrocó al gobierno constitucional de Salvador Allende (1973). Este golpe fue promocionado y financiado por la CIA y la International Telephone and Telegraph (ITT), empresa que se había visto afectada por la nacionalización de la compañía de teléfonos por parte de Allende [2].

Por otro lado, las ETN inciden mediante el lobby o presión política. Los lobbies son grupos empresariales (integrados por abogados y expertos en diferentes temas) que trabajan activamente para modelar las políticas nacionales e internacionales en función de los intereses de las ETN a las que representan. Se ubican físicamente cerca de los lugares de toma de decisiones como puede ser Washington DC, Ginebra, Madrid o Bruselas. Sólo en el marco de la UE, en Bruselas, hay una media de 5 lobbistas por parlamentario.

El soborno es otro importante mecanismo de influencia que consiste en prometer u ofrecer una remuneración a un agente público, funcionario, alto cargo de un gobierno o dirigente de una empresa pública, de forma que éste tenga que violar los deberes que tiene con la colectividad pública a la que representa. Una de las cuestiones más preocupantes de la corrupción es que afecta sobre todo a las poblaciones más empobrecidas de los países del Sur. Esto es así porque cuando un inversor corruptor paga un 15 por ciento en sobornos, añade este “coste” al precio del contrato de la inversión. Esta inversión pasará a costar más y la población humilde, que es la que paga los contratos de electricidad y agua, pagará al final el soborno a través de la tarifa de precios. Otra forma de pagar es a través de la Deuda Externa, si la inversión se financia con créditos internacionales.

Otra dimensión igualmente crítica para el desarrollo de la democracia se encuentra en la incidencia en los medios de comunicación. Hoy en día, los medios de comunicación masivos no acostumbran a informar sobre las externalidades y los abusos que se derivan de la actividad de las ETN. Ello se debe, además de a razones ideológicas, a que los medios de comunicación tienen una estrecha relación con éstas. Tengamos en cuenta que, en primer lugar, los medios dependen a menudo de los ingresos en concepto de publicidad que les reportan. Y, en segundo lugar, las transnacionales y sus accionistas acostumbran a invertir o a tener participaciones en los medios de comunicación privados. Así, si Telefónica es propietaria de Antena 3, es poco probable que en los informativos de esta cadena se informe (o, al menos, de manera imparcial) sobre una huelga de los trabajadores de Telefónica. Como consecuencia de todo ello se vulnera un derecho humano fundamental como es el acceso a la información, y se dificulta la generación de movimientos de presión hacia gobernantes y empresas.

Las ETN son un actor político de primer orden a raíz de su capacidad de incidencia en la agenda política y en las reglas de juego globales. A pesar de ello, no están sometidas a ningún tipo de control democrático. Tampoco contamos actualmente con los marcos jurídicos adecuados para controlar su actividad económica y penalizar determinadas externalidades que generan: depredación de recursos naturales, violaciones de Derechos Humanos y laborales, etc. Ante esta realidad, es importante evaluar el papel jugado por la ETN y crear marcos legislativos nacionales y supranacionales que permitan controlar sus acciones. Además, por cuestiones de calidad democrática, resulta imperativo separar dos poderes que, de facto, tienen “amistades peligrosas”: los dirigentes de las ETN y la clase política gobernante.

 

 

 

 

 

Tras haber expuesto esto, el primer paso es cambiar la visión que tenemos del mundo, comenzando pro reconocer que lo único que circula libremente es el dinero y materias primas en un flujo unidireccional, y reconociendo que nosotros no tenemos esa libertad que pensábamos, ni tan siquiera en al consecución de información sobre todo a través de noticias y limitándonos a las imágenes. Imaginaos que sois un gobierno de un país subsahariano, de estos países que algunos se atreven a decir que es que los negros no saben gobernar (palabras textuales de mi padre). Para mí es como decir que una persona no sabe levantarse del suelo mientras la estás aplastando, intenta quitarte de encima de él y veremos si sabe dejar de vivir arrodillado. Primero comencemos con el hecho de que tenéis una deuda enorme y sempiterna que os inmoviliza y os hace depender de bancos como el FMI y el BM que de mundial tiene lo de yo de alta, esto es, nada. Os amenazan de que si no abrís vuestro mercado (algo que no hacen los países en donde están sus respectivas sedes), es decir una libre circulación de mercancías sin aranceles, os van a hundir hasta lo insospechado, la OMC es otro organismo del que sabéis su peligrosidad y que es muy amigo de estos dos. Por supuesto también estáis obligados a privatizar todo recurso natural de vuestra nación, incluso el agua (el petróleo del siglo XXI). De esta manera pasa a ser propiedad de las multinacionales que esperan como buitres el botín, tan bien dispuesto por los bancos multimillonarios. Estas transnacionales también os coartan, os habéis vendido a ellas sin más remedio, por instinto de permanencia y no sólo d enriquecimiento, lo segundo es más bien una consecuencia, la causa de que prefiráis vender a vuestro pueblo es sencillamente que sabéis que el poder no está en vuestras manos y poco podéis hacer para remediarlo

Gracias a esto, los precios de los servicios privatizados suben, hay más pobreza y os convertís tan solo en suministradores de recursos para el Norte. Para que os hagáis idea de las consecuencias de esa deuda externa, Gambia, país con gran precariedad alimenticia exporta el 60%, Sri Lanka el 57 % y Malasia el 73 % para pagar sus respectivas deudas. Es cierto que poco a poco se va condonando, pero en verdad creéis que es que de repente nos hemos vuelto solidarios y benefactores, santos de repente los grandes bancos que se encargan de hundir países, ja. Aquí la explicación de lo que realmente ha ocurrido, redactada por Juan López-Torres, de Rebelión.

Los gobiernos de los países del G8 anunciaron que iban a perdonar la deuda de los países más pobres del mundo (no todos, quede claro) y los medios de comunicación lo anunciaron como si se hubiera eliminando una pesada losa que cae sobre los países más empobrecidos del planeta, haciendo creer que la amnistía sería verdaderamente efectiva, total y permanente, que buenos que eran repentinamente. En realidad se trataba más de acallar Voces de cada vez más insurrectas con un nuevo engaño. La sociedad civil, pese ser un fiasco este falso acto solidario, forzó la actuación de los gobiernos. Millones de personas, cientos de organizaciones y de intelectuales de todo el mundo vienen pidiendo desde hace años el indulto de la deuda que imposibilita el desarrollo de los países empobrecidos. Los responsables políticos, los economistas oficiales, los popes que defienden lo que es bueno y lo que no, aquello que se puede hacer y lo que no conviene a los poderosos, se han negado siempre a esta posibilidad. Siempre han dicho que los deudores tenían que hacer frente a sus deudas y siempre han despreciado a los movimientos sociales que reclamaban generosidad y justicia. Primero, los despreciaban, luego los atacaron diciendo que eran peligrosos antisistema. Pero, al final, empiezan a darles la razón.

Los mismos gobiernos que ahora adoptan estas medidas son los que negaban cualquier posibilidad de ser generosos hace unos años, aunque fuese en la escasísima magnitud de las medidas que acaban de adoptar. Nadie debe creer que se han vuelto generosos de repente. Ni Blair ni Bush se han vuelto locos. Hemos de ser conscientes de que sin esos años de insistencia, de reivindicación constante, ni siquiera se hubieran planteado lo que ahora proponen. Los radicales a los que ningunearon y a los que tanto desprecian acaban por ser los que marcan la agenda del progreso en el planeta. Como ha ocurrido siempre.  

Los países ricos se limitan a paliar los efectos de una situación injusta pero no la resuelven del todo. Hay que insistir en una idea principal: la deuda externa ha sido impuesta a esos pueblos de modo ilegítimo y criminal. Es odiosa y por tanto debe ser repudiada. Los pueblos empobrecidos no deben pagar ni un solo dólar más. La deuda externa es la consecuencia del saqueo (literalmente hablando) de las empresas internacionales (entre ellas algunas españolas); de la desvergüenza de los bancos (que utilizaron sus sucursales como sociedades desmembradas para obtener rendimientos y no asumir obligaciones); de la evasión de capitales de los oligarcas y financieros corruptos que tanto hablan de patriotismo (mientras que los trabajadores inmigrantes son ahora los que envían remesas para pagarles intereses leoninos); y, por supuesto, de la imposición de políticas por parte del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional que los llevaron a la ruina. 

Es verdad que hubo gobiernos corruptos que endeudaron a esos países pero, no es casualidad (no existe ésta)  que, en la mayoría de los casos, fueran gobiernos dictatoriales cuyos dirigentes habían sido formados, apoyados y orientados por los países poderosos. 

La deuda impide que los países que la sufren salgan adelante. Valgan algunos ejemplos. Uganda se benefició en 2002 y 2003 de cancelaciones parciales pero la deuda le sigue suponiendo el 209% de sus exportaciones. La deuda argentina es el 453% de sus exportaciones, la de Nicaragua el 688%, la de toda América Latina el 184%. ¿De dónde van a poder sacar entonces recursos para pagarla?, y, mientras la pagan, ¿de dónde van a sacar recursos para hacer que la economía funcione? América Latina ha pagado ya siete veces de la deuda que se generó hace veinte años, ¿cuántas veces más tendrá que pagarla para que se queden satisfechos los bancos multimillonarios?

Lo que han aprobado los países ricos sólo alivia menos del 20% de la deuda externa total, afecta a países cuya población es apenas el 10% de la de todos los países empobrecidos por la deuda, dicen que su "generosa" aportación perdona el 100% de la deuda de los 18 países más pobres pero lo cierto es que sólo representa la cuarta parte de lo que todos los países endeudados pagan en un año. Y, además, se deja a un lado a la deuda privada que es la más voluminosa y también la más injusta. 

Los ricos se han vuelto a comportar una vez más como lo que son: causantes de la pobreza y avaros. Y esta vez, además, embusteros.

 

Para terminar volvamos al gobierno de ese país perdido de África y olvidado por el mundo más allá del saqueo descarado pero que nadie ve y mira para otro lado. Como puede no corromperse si tiene las manos atadas y en el momento en que deje de servir será vilipendiado, mientras  se retira a su verdadera patria, un país del Norte.

Bibliografía:

 

Verger, Toni (mayo 2004): El sutil poder de las transnacionales. Colección Contraargumentos de Icaria Editorial, Barcelona.

 

La película The corporation, instituciones o psicópatas.

 

Super size me. Una película en la cual si se profundiza un poco en lo que nos muestra, se aprecia ese gran poder de las marcas, los supermercados y el sistema económico de EEUU, donde las transnacionales se encuentran en terreno conocido al haber nacido y crecido allí la mayor parte. Ningún país se libra, mientras ellas actúen con total libertad y sin legislación que las controle, seguirán dirigiendo el mundo. El problema es que ellas mismas deciden que leyes han de instaurarse, que es en realidad lo primero que debería cambiarse. En EEUU son sobre todo grandes industrias de alimento, en Mallorca y el resto de España las constructoras.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sobre libre comercio y democracia (II parte)

  1. Miri dijo:

     
    La verdad es que los países en vías de desarrollo lo tienen cada día más chungo. ¿Qué medidas se adoptan en caso de grave crisis económica? Las encaminadas a la autarquía. El libre comercio alienta el desarrollo económico si ya partes de una base, no así si tienes un sistema de producción incipiente o te encuentras en una grave crisis. Y a estos países, la primera condición que se les pide para recibir un préstamo es abrir completamente sus fronteras. Mal empezamos. Si hasta los países con economías fuertes tienen poderosas barreras y aranceles directos o indirectos (véase la PAC con sus subsidios y toda su normativa de calidad que impide que pase casi cualquier producto agrícola o ganadero), imagínate lo que supone para los países más pobres seguir las condiciones del FMI… En fin, que mal lo tienen…
     
    Oye, Elena, un consejo. Puede que no todo el mundo que lea tu blog tenga una formación ambiental o ecológica lo suficientemente rica como para entender estos textos. Y de entre la gente que la tiene, puede que muchos no tengan tiempo de leer casi 10 minutos por entrada. Quizá resumiendo estos conceptos con otras palabras, estos post queden a disposición de todo el mundo… Piénsatelo, porque la temática es muy interesante, la verdad🙂 .
     
    Un besito,
    Miri

  2. Miri dijo:

     
    Perdón… donde decía "formación ambiental o ecológica" quería decir "ambiental o económica"… ups. Por cierto, también dejé un comentario en la entrada anterior (la parte I de ésta), por si no te sale en la página de inicio.
     
    Un besito,
    Miri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s