Orfanato de elefantes: Fundación David Sheldrick

Hoy quiero hablar de un tema que hace largo tiempo tengo pendiente, casi el mismo tiempo que me supuso llegar a cabo el trámite. Cuando se establece contacto con organizaciones para prestarles ayuda económica siempre se teme que sea un fraude, que nuestro dinero vaya a parar a manos de gente sin escrúpulos que aprovecha la buena intención de aquellos que todavía confían en el altruísmo humano.  Siempre he sido una enamorada del continente africano, ya de muy niña soñaba con visitarlo y es algo que tengo pendiente antes de morir. Enamorada de él y de sus habitantes, tanto grandes mamíferos como árboles míticos y de fantasía adaptados a la inclemente naturaleza (baobabs, acacias y su múltiples variedades), la misma a la cual nuestros antepasados supieron amenizar resistiendo milenios, siendo hoy un misterio todavía como lo lograron; allí germinamos y de allí algunas tribus huyeron a lugares con enfermedades menos perniciosas y climas más suaves, con una fauna y flora más pacífica (pocos animales africanos se han podido domesticar, es suficiente observar como el elfante asiático lleva siglos domesticado y el africano sigue siendo temido y respetado, o bien cazado, como la misma cebra pariente del asno) que nos condujo a un supuesto progreso o pérdida de respeto por aquello que considerabamos foráneo, sencillamente no humano. Quizá admire tanto por eso al hombre subsahariano (incluye centro y sur de África), él si ha sabido perdurar, pervivir, en hábitats donde el ser humano no es bienvenido, con creencias para muchos de nosotros incomprensibles, pero no hay que olvidar que ellos también tienen su historia, imperios que crecieron y decayeron, igual que el poder de la mujer, pues no siempre fue marginada y hasta gozo de los mismos derechos y privilegios que el hombre hasta que llegaron las religiones monoteistas y el comercio de esclavos (que en países como Mauritania hasta muy recientemente ha continuado y desgraciadamente continúa clandestinamente), comenzado la decrepitud del gran continente, desde entonces amasacrado y burlado.
 

 

No era de esto que quería hablar, pero cuando comienzo a escribir de África me emociono y me desvío de cualquier tema central. Para quiénes prefieran saltarse el rollo que voy a soltar, resumiré que sencillamente os invito a apadrinar un elefantito en esta web, The David Sheldrick Wildlife Trust.  Fundada por Daphne Sheldrick en 1977, recoge huérfanos y cuida de ellos durante su infancia, en elefantes bastante prolongada y sólo pide como donación a los que quieran apadrinar, 50 € al año. Por supuesto te permiten ir a visitarlos el día que os podáis permitir el viaje. El mérito de Daphne Sheldrick además de impulsar este proyecto, es haber encontrado una fórmula adecuada para la leche que se les da a los más pequeños, destetados antes de tiempo por la muerte temprana de sus madres. Ella es veterinaria y dedicó buena parte de su esfuerzo y voluntad en crearla. Ha salvado a muchos gracias a esta fórmula, que hubieran muerto irremediablemente. Ahora la historia sobre la que se fundamenta esta fundación:

 

No deja de ser curioso que sólo en África los grandes mamíferos hayan llegado a convivir con el hombre, en una comunión inusitada, esto es, excepcional para/en el resto del planeta, incluso en Norteamérica los indios con su llegada extinguieron muchas especies. Por supuesto que se han librado batallas con esas especies pero siempre dentro de un equilibrio, lo justo y necesario sin llegar al exterminio, cosa que sí llego a ser con la llegada del comercio de marfil, asociado al de esclavos y de cuernos de rinoceronte, peligrando gran número de mamíferos (ya no hablemos de la consecuencia sobre otras que no se ve). Los bosquimanos cazaban con gran pericia a los elefantes pero sólo para cubrir sus necesidades y no lucir una escultura o lo que sea para lo que se use el marfil. En el siglo XIX-XX con la expansión colonial del hombre blanco y la aparición de los rifles como armas para dar caza a cualquier cuadrúpedo, todo el proceso se acelero y se temió incluso que animales tan magníficos como los elefantes y rinocerontes no llegasen al siglo XXI. Se pretendió culpar a tribus ancestrales que durante siglos llevaban cazándolos, tremenda falacia si tenemos presente que sólo se llego al abuso en el último siglo. Una consecuencia de esto fue la "fantástica" idea (nótese la ironía) de expulsar a esos pueblos de sus tierras para que la vida salvaje no peligrara en las reservas naturales recién creadas por el benefactor europeo (ejem). Eso sí, se permitía hasta cierto punto cazar grandes felinos, paquídermos, gacelas, búfalos y demás si eras un hombre blanco dispuesto a pagar cuantiosas cantidades. Ahora si era para subsistir, nada de nada.

 

Cuando al fin terminó la caza legal de paquidermos, los problemas no acabaron tan fácilmente, muchos individuos habían quedado huérfanos, sin la unidad familiar y por tanto carentes de la educación y afecto que reciben como animales sociales. Lo que si les quedo fue parece ser una inmensa sed de… venganza. Sí, habéis leído bien, la venganza es más antigua que el hombre, habita en nuestro cerebro de paleomamíferos y no en el neocórtex, siendo por tanto común y un arma natural para defender el grupo. Estos actos en los elefantes consistían en atacar a cualquier ser humano que apareciera en su campo de visión, destrozar cualquier construcción y por supuesto comer de sus cultivos (esto último ya más práctico para ellos). No lo hacían todos, eran bandas de machos adolescentes concretamente. Los científicos las estudiaron buscando el motivo de tal comportamiento y concluyeron finalmente que eran los hijos que quedaron huérfanos por antiguas matanzas. Matarlos aparte de cruel era una flaca solución, un parche, porque además es bien sabido que la caza continúa lo que ilegalmente, vendiéndose el marfil clandestinamente sobre todo a Asia y continuarían apareciendo huérfanos que formarían nuevas bandas ansiosas de matar bípedos sin distinciones, fueran o no culpables de su desdicha. El rencor les debía carcomer tanto como a cualquier persona que la dejan sola y sin familia, o que ha presenciado actos horrpilantes desarrollando muchas veces problemas mentales o psicóticos de difícil tratamiento. No hemos de olvidar que los animales no tienen subconsciente, no pueden dejar los recuerdos en un rincón de su memoria como nosotros, sus traumas perviven con ellos de por vida. Los elefantes que atacaban los asentamientos humanos presentaban para empezar unos niveles de testosterona elevadísimos, incluso se podía apreciar visiblemente, por protuberancias en sus rostros. Como dice un artículo respecto a su memoria:

 

En alguna ocasión hemos podido oír que los elefantes tienen una gran memoria, hay una frase popular que dice, “tienes una memoria de elefante” . Esta corriente de investigación era la Frenología, esta disciplina intentaba relacionar el tamaño del cerebro con las capacidades básicas intelectivas y cognitivas, tanto del ser humano como de los animales, el gran tamaño del cerebro de los elefantes, dio que pensar sobre el nivel de entendimiento de estos animales. Además de su capacidad de recordar la llamada de gran número de congéneres (hasta cien), incluso dos años después de su muerte, también la emplean en su relación con otras especies.

Los elefantes, con su memoria prodigiosa, no perdonan y buscan vengarse de todo el sufrimiento que han pasado por culpa del hombre, según un estudio de la revista británica New Scientist.

Por este motivo se podría afirmar que los elefantes atacan asentamientos humanos como revancha contra las personas. Sufren de desorden postraumático, por las experiencias negativas que han padecido anteriormente. Algunas veces se han presentado como una amenaza para los hombres, puesto que asaltan pueblos y demolen cabañas y su objetivo no es lograr alimentos sino asustar a las personas. Según el mencionado estudio.

Joyse Poole, directora del proyecto de investigación del Elefante del Parque Nacional de Amboseli, en Kenia, ha comunicado que estos animales son suficientemente inteligentes para ser capaces de vengarse. Según los directivos de los parques naturales, es más fácil acabar con los elefantes problemáticos, antes que exponer al peligro a sus visitantes e intentar protegerles. En cambio, la directora del proyecto considera que los elefantes se matan sin tener en cuenta las consecuencias que comporta este hecho para el resto de manada, ya que podrían volverse más agresivos.

Los expertos deducen que se ha transmitido un sentimiento de rencor y de desconfianza hacia la raza humana a raíz del gran auge de caza furtiva que hubo en las décadas de los setenta y ochenta.

El estudio de New Scientist apunta que este trauma desencadena a una generación de elefantes "adolescentes delincuentes" que tiene como finalidad resarcirse del dolor pasado.

 

Así también se registraron problemas similares en la India y Tailandia donde los pobladores viven con el temor permanente de sus ataques por haber dado caza a los paquidermos durante décadas en el pasado. Como contraste a esto, en aquellas áreas donde los elefantes no han tenido contacto con los humanos durante décadas, éstos parecen mostrarse más tolerantes y menos agresivos, según Richard Lair investigador de elefantes asiáticos del Instituto Nacional de Mamíferos de Tailandia.

 

En África incluso llegaban a matar a otras especies de gran envergadura como los rinocerontes sin motivo aparente.

 

Para solucionar estos sucesos tan graves se ha pasado a la vía de la precaución, esto es, ir a la raíz profunda de ese comportamiento que impedía la convivencia con este majestuoso animal. Han aparecido gran número de orfanatos a lo largo de Kenia y Uganda, todos ellas o casi todas extensiones de la Fundación David Sheldrick, fundada por su esposa Daphne tras la muerte de su marido, y en su honor al ser un naturalista preocupado por la fauna de Kenia y su retroceso pues la caza se hallaba en pleno apogeo. Lleva a cabo varios proyectos que podéis leer en su página: http://www.sheldrickwildlifetrust.org/index.asp

 

Entre ellos el cuidado de rinocerontes y elefantes que quedan sin familia por diversos motivos. Los cuidan hasta el extremo de que cada individuo tiene un “padre adoptivo” humano, que le educa y lo alimenta, sobre todo en las primeras etapas que es cuando están más desorientados. Se estudia a fondo su comportamiento y se atisba la posibilidad de futuras manadas libres en la naturaleza, conformadas por los huérfanos que crean sus propias familias no consanguíneas,  y vínculos imperecederos que les ayudaran en el futuro.

 

Puede que finalmente esas bandas de elefantes asesinos tuvieran que ser sacrificadas por la imposibilidad de reeducarles, como cuando una persona es apresada por un delito grave y es mejor condenarle perpetuamente a vivir en la cárcel, y todo por no haber medido las consecuencias de que cuando fue niño no se le supiera dar afecto y estabilidad, alejándosele de una familia desestructurada. Estos huérfanos tienen una nueva oportunidad gracias a fundaciones como ésta, que sólo piden una donación mínima para mantenerlos y pagar a los empleados, que en lugar de ganar más vendiendo marfil, han decidido escoger un oficio que es garantía de futuro par Todos.

http://www.sheldrickwildlifetrust.org/asp/fostering.asp

 

Sé que cada vez cuesta más creer en estas organizaciones, en su fiabilidad. Yo al menos he escogido creer en ésta, podéis buscar archivos por el google escritos por gente que ha podido estar en dicho orfanato, también hay un programa llamado Diario de elefantes que de vez en cuando emiten corroborando su existencia y la verdadera manutención. Son 50 € al año, podéis elegir cuál preferís y el día que os sea posible realizar el viaje conocerlo si todavía no lo han liberado. Yo adopté a Lenana, cada mes recibo un e-mail sobre sus experiencias e interrelación con los demás. Parece ser que será matriarca, tiene ya un grupo que la sigue y respeta como dirigente. Me enorgullece que algún día les pueda guiar por este gran y hasta hace poco salvaje continente, son animales tan inteligentes (sí, para mí no son sólo astutos o listos) que si se les permite pueden enseñarnos que pese a su tamaño y gran necesidad de aporte alimenticio pueden sobrevivir junto a nosotros, si no nos entrometemos en sus vidas.

 

Como dice un proverbio hindú: Matar a un hombre es pecado, matar a un elefante equivale a matar a siete hombres. Y nunca fue tan cierto como cuando decidieron vengarse de la raza humana, esquilmando a gente que ya muy poco poseía o le restaba.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Orfanato de elefantes: Fundación David Sheldrick

  1. gentdador dijo:

    Yo también soy un enamorado de África. Si la quieres conocer un poco mejor no dejes de leer a Ryszard Kapuscinski, empieza con "\’Ebano" de Alianza editorial, no te defraudará. Un beso

  2. Andrés dijo:

    ¿Qué puedo decir? Pese a respetar a los animales, ignoraba muchísimos de los datos que se leen en esta entrada de la que, si no te parece mal, me gustaría extractar algunos párrafos e incluirlos en mi propio blog. Creo que el tiempo de las palabras está llegando a su fin. La Era de Acuario no puede definirse por bonitas palabras, sino por actos efectivos. El apadrinamiento, la donación, la concienciación y la denuncia contra las agresiones a los animales son las medidas mínimas. Después está en nuestras manos abandonar el consumo de la carne animal, cosa que redundaría en nuestra salud y no nos convertiría en los carniceros despiadados que somos.De los toros y la caza deportiva ya ni hablo. ¿Para qué? Debería estar prohibido desde el siglo pasado, pero nuestros dirigentes estiman que es mejor dejar que masacremos animales. Que da dinero. Que mueve la economía y el ocio. Estos barros traerán los lodos futuros. Ojalá podamos parar todo esto antes de que sea excesivamente tarde.Dulces sueños, preciosa.

  3. Pilar dijo:

    Es un placer navegar y encontrarse gente como tú, me da alguna pista de que no todo esta perdido, de que aun queda gente maravillosa con conciencia. Y es que mira que algunas veces uno deja de confiar en el ser humano y las desigualdades e injusticias te desesperan.. pero espero que no todo este perdido.. eso espero
    Un abrazo!

  4. A dijo:

    Hola… yo siempre digo que no me voy a morir sin ir a Africa, asi que si quieres una compañera de viaje aquí estoy.. no sé cuándo, no sé cómo pero iré y en particular quiero trabajar por un tiempo en una guardería de elefantes.. ¿tú sabes si hay posibilidades de trabajar como voluntaria? voy a entrar a las páginas que aquí marcas pero si tu sabes algo te lo agradeceré… es un gusto conocer gente con quien comparto parte de mi alma… un abrazo

  5. ت☆♥๑❤nAnCy❤๑♥☆ت dijo:

    Hola, me agrada mucho saber que existe gente como tu, con conciencia y que trata y se esmera por salvar a estos animales tan maravillosos que hay en la tierra. Es interesante saber que no no todo esta perdido y que todavia podemos luchar por tener un mundo mejor…

  6. natalia dijo:

    quisiera apoyar con la fundacion aunq dond habito estoy muy lejos de ir a africa, lei el articulo de national geografy y es bastante conciencitador creo q no es la palabra correcta, pero quisiera apoyar no tengo buenas condiciones economicas pero ri tengo manos y voz para poder ayudar solo digamen como.

  7. flavia santesso dijo:

    mi vida por ir a la fundacion y ser voluntaria

  8. Maca dijo:

    Hola soy una interesada de esta fundacion y me gustaria tener muchas mas informacion y cómo poder ponerme en contacto siempre que fuera posible, muchas gracias. Un beso

  9. YOLANDA dijo:

    ¿sabe alguien si la fundación admite voluntarios? Me encantaría pder ir allí y “convivir” con ellos, aunque fuera sólo por algún tiempo

  10. Mimimi dijo:

    He visto unos programas en animal planet sobre el orfanatorio de elefantes, me parece maravillosa labor la que cumple esta fundacion y me llama muchisimo la atencion poder colaborar de alguna manera con ustedes, vivo en venezuela y por razones de control de cambio me es imposible hacerlo economicamente pero me encantaria poder ir alli y convivir con ustedes y colaborar de una manera voluntaria con la causa…me encantan los animales y tan majestuosos aun mas

  11. angela dijo:

    esto es algo muy hermoso y amable grasias de corazon por salvar a esos animales q los nesesitan mucho yo veo todos los dias su programa en tv

  12. corina gomez dijo:

    Necesitaría un email para contactarme con la fundación en forma personal y asi saber si se puede hacer algun voluntariado y los requisitos del mismo . gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s