Naturopatía, homeopatía y ciencia médica.

Si me preguntaran a quién acudiría si padeciera alguna dolencia o desajuste psicológico (ya se me entiende, mayor al de la normalidad) diría que a un naturópata, o bien a un homeópata y en último término, salvo ser una lesión, a un médico. Por lo general, va, realmente no voy a ninguno, por ahora no he tenido ningún problema grave, la laringitis la traté a base de paciencia, limón con miel, hierba de los cantores y tomillo.

 

           Decía Hipócrates “que el alimento sea tu medicina”, lo mismo que realza el Ayurveda (“ayur” vida, “veda” conocimiento), sabiduría en la que se basa mayormente la naturopatía. La naturopatía es tan antigua como el hombre, es un saber de raíces tan profundas que se hunde con seguridad en al época védica (5.000 a.c.) o incluso más atrás, al cual únicamente se le ha ido cambiando el nombre a lo largo de la historia, se puede decir que la medicina hipocrática es su equivalente en la época griega clásica. Propugna que la enfermedad no es tanto causada por agentes externos como por un desequilibrio de la fuerza vital o chi del microcosmos o individuo. Cree en la propia capacidad del cuerpo para curarse, siempre que se sigan unos dictados muy simples, éstos son, una comida moderada y sana, descanso adecuado y ejercicio. La dieta o nutrición es el elemento básico o pilar de esta medicina, sin embargo también forman parte de sus métodos la fitoterapia, la acupuntura, la hidroterapia, los masajes y las flores de Bach. Como explica un especialista:

La Naturopatía preconiza que el cuerpo tiende hacia la salud y que lo mejor para curar el cuerpo es la capacidad homeostática que éste tiene. Si el cuerpo es debilitado por factores como una dieta inadecuada, falta de sueño, ejercicio o aire fresco, tensiones físicas o emocionales, contaminación ambiental, o emociones negativas, se producen desequilibrios que influyen negativamente en la autocuración y se resiente la capacidad inmune por lo que se queda expuesto ante agresiones exteriores, como virus y bacterias.
Los Naturópatas proponen que las infecciones rara vez se producen en un cuerpo bien cuidado, y si la enfermedad ocurre, se debe dejar que se manifiesten los síntomas antes que reprimirlos, ya que es está la forma en que el cuerpo se defiende para recuperar el equilibrio y la salud.

          La medicina natural es en sí una medicina holística, pues pretende tratar el organismo en su conjunto, comprendiendo que una dolencia afecta en cierta medida a cada órgano como un solo ser, así como a la mente y al espíritu donde puede radicar la causa. No trata de poner parches que en apariencia y engaño curan pero que en el fondo enmascaran la verdadera fuente de nuestro mal, de aquello que nos impide seguir nuestro ritmo de vida, el mismo que muchas veces nos hace caer en la enfermedad. Un parche por ejemplo es usar antibióticos enseguida que nos aquejamos de incluso una simple gripe, la cual con antibióticos se ríe, o al menos el retrovirus que la ocasiona. Esos mismos nos ocasionarán más perjuicios en lugar de ser remedio del malestar, pues atacan nuestra flora intestinal, de la cual dependemos para vivir y estar sanos.

 

         Sé como futura bióloga y como todo occidental que el origen de las enfermedades son los patógenos (“pathos” enfermedad “gene” origen) microbianos, bacterias y virus, pero también sé que muchos de ellos, billones, y hasta trillones y si contamos los virus los números tienden a lo incognoscible, habitan nuestro cuerpo como comensales y simbióticos sin causarnos ningún mal, y que estos mismos si pasamos una situación adversa, estrés, baja estima, depresión, son los que pueden enfermarnos al haber un desequilibrio en ese microcosmos-ecosistema. Los microbios nos envuelven, están en nuestro entorno pero no siempre nos afectan en igual medida. Resulta obvio pese que a la mayoría le cueste afrontarlo que el responsable de nuestra enfermedad somos nosotros mismos y no ese malvado microbio impiadoso al que tanto nos gusta señalar como causante de todo mal y atacamos con medicamentos y antibióticos muchas veces más perjudiciales que otra cosa al ametrallar a nuestra flora bacteriana, y que tanto a los médicos les gusta recetar.

 

            Para sanarnos de toda dolencia tenemos que afrontarlo con al seguridad -mente- de nuestra fortaleza física, una alimentación sana y completa y como recurso último la terapia medicinal desde plantas a fármacos industriales que no son más en su mayoría (75%) que sustancias provenientes de vegetales lo que muy concentradas para tener un efecto más fulminante. Prueba que puedo dar aunque de ejemplos de seguro hay muchos, y que la propia medicina occidental reconoce (para escépticos), de que para sanar es un factor fundamental creer que puedes por muy grave que sea lo que padezcas es el caso de un amigo de la familia. Él tenía cáncer de tercer grado, detectado según los médicos no a tiempo para que se pudiera salvar. Sin embargo él no dudo ni por un momento de que por ínfima que fuera la posibilidad podría hacer retroceder la metastasis, y así lo hizo. Está tan bien que tiene a su médico atónito, tan receloso como estuvo, demostrándose que no es tanto al enfermedad como el propio individuo quién determina lo que puede acaecer.

 

Un homeópata, no es un naturópata, aclaración que hago porque mucha gente así lo piensa. Usa un sistema por lo general distinto y suele complementarse con la naturopatía, con lo que en todo caso sería otro método de la terapia natural, al que yo hasta hace poco era reticente pues me sonaba a caro. Homeos significa similar y según esta disciplina lo similar se cura con lo similar, siendo precisamente ésta la terapia homeopática, administrarte en pequeñas dosis aquello que te causó la enfermedad. Según ellos el cuerpo enferma porque el espíritu se debilita. Leer esto choca en un primer momento, pero se ha de saber interpretar el mensaje, pues viene a decir lo mismo que el Ayurveda, cambiando respecto a éste únicamente el método de cura. Un caso próximo para mí. Mi hermana llevaba enferma tres meses, de médico en médico, terminó que no podía apenas comer, le dolía mucho el abdomen y estaban por ingresarla al no ver la razón. Como último recurso fue a un homeópata con conocimientos de acupuntura y fitoterapia, el cual le encontró ya en la primera visita que le causaba el mal, el hongo Candida, cosa que no habían logrado los médicos ni en un atisbo de lucidez y por mucha prueba y análisis. Le recomendó descanso, apartar el dulce por un tiempo, un concentrado de pomelo para añadir al agua, unas hierbas y un remedio homeopático. Cada día está mejor y hasta ella que me decía que son unos farsantes e inútiles, va reconociendo que mi madre y yo teníamos razón. Sara, una amiga, tenía piedras en al vesícula biliar, los médicos le dijeron que tendrían que extirpársela. Ella pensó que era una solución muy extrema y decidió acudir a un naturópata. Éste le recetó una infusión de plantas que tendría que consumir a diario, asegurándole que no volvería a tener si seguía sus indicaciones. Ha funcionado y eso que los médicos aseguraron que se le irían formando de por vida.

 

No estoy diciendo pese a lo que pueda parecer que los médicos no sirven, sé de muchos que se salvan y salvan vidas, los mismos que antes de prescribirte cualquier droga (=medicamento) te procuran conocer y no eres para ellos sólo un paciente con el que hacer negocio según los dictados de las farmacéuticas, ese monstruo que se lucra con el sufrimiento ajeno, asegurándose de que el sida, la malaria y otras enfermedades no desaparezcan, los enfermos de cáncer dependan de la quimioterapia (yo la llamaría bomba química), y que los hipocondríacos se multipliquen como esporas. Mejor si no pensamos en la causa de la aparición del VIH, yo por lo menos no me creo el cuento de que fuera por consumir carne de chimpancé o mantener relaciones con éstos, sobre todo porque son cosas que habían ocurrido desde épocas inmemoriales, por muy desagradable que resulte. Me parece demasiada casualidad que de repente de la nada y justo recién conseguida la vacuna de la poliomelitis a través de sangre de chimpancé pues por ellos se logro, apareciera cual fantasma demoledor el sida. Su descubridor es el farmacéutico más rico y con mas patentes del mundo, si realmente él es el culpable no tengo palabras para lo que se merece, ya tenían suficientes problemas los africanos para encima eso. No me dan pena los europeos, ni los norteamericanos, menos los pro-bush con su sistema de la abstinencia, como si ellos fueran practicantes de lo que predican.

¿Qué pensáis vosotros?

Esta entrada fue publicada en Crítica. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Naturopatía, homeopatía y ciencia médica.

  1. m.j. dijo:

    MUY BUENO TU ESPACIO Y MUY COMPLETO PARA EL QUE QUIERA SABER.
    HACES BIEN EL NO IR AL MÉDICO TANTO COMO HACE LA MAYORÍA QUE VAN A L A
    MÍNIMA CONTIGENCIA POR MIEDO, ¿SE VE QUE NO SABEN QUE LA MAYOR PARTE
    DE LAS COSAS SE CURAN SOLAS O CON AYUDA DE LA NATURALEZA, PORQUE LA
    NATURALEZA ES SABIA. AQUI TE DEJO ESTO, QUE DA QUE PENSAR SI NO HABRÍA
    QUE IR NUNCA AL MÉDICO O MATASANOS COMO YO LOS LLAMO:
    http://elcaminoalparaiso.blogspot.com/2008/05/inseguridad-social.html

  2. josé miguel dijo:

       Me ha encantado esta entrada! No tengo nada que añadir y toy totalmente de acuerdo de que la mayor enfermedad que puede sufrir la humanidad es la especulación de las farmaceúticas!

  3. María José dijo:

     
    Yo conozco a un homeópata cuya opinión respeto muchísimo. Lo malo es que es mi profesor de literatura y es una persona…. ¿cómo diría? Especial de tratar. A ver si un día consigo que me atienda de verdad en lugar de soltarme peroratas sobre Juan Ramón Jiménez…

  4. Helena dijo:

    Belsan vaya homeópata más extraño tienes, la pregunta es, te habla mal o bien de Juan Ramón Jiménez? Jejej. Espero que pronto no te haga falta ir a consultarle y te hayas sanado quizá sólo con sus palabras. Elanio (¿te puedo llamar José Miguel?) me alegra que pienses así, y no porque sea mi opinión, además hay poca gente de nuestra edad conozco poca gente que desconfie de tanta medicina y visión reduccionista, estamos muy contaminados. Maestro del paraíso a mí también me ha gustado tu espacio, digamos que es muy especial. Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s