El poder del ahora

En la vida humana el tiempo no es más que un instante. La sustancia del ser humano cambia sin cesar, sus sentidos se degradan, su carne está sujeta a la descomposición, su alma es turbulenta, la suerte, difícil de prever, y la fama, un signo de interrogación. En breve, el cuerpo es un arroyo fugitivo, su alma, un sueño insustancial. La vida es un guerra, y el individuo un forastero en tierra extraña. Además, a la fama sigue el olvido. ¿Cómo puede hallar el ser humano una manera sensata de vivir? Hay una sola respuesta: en la filosofía. Mi filosofía consiste en preservar libre de daño y degradación la chispa vital que hay en nuestro interior, utilizándola para trascender el placer y el dolor, actuando siempre con un propósito, evitando siempre las mentiras y la hipocresía, sin depender de las acciones o los desaciertos ajenos. Consiste en aceptar todo lo que venga, lo que nos den, como si proviniera de una misma fuente espiritual.

Marco Aurelio, filósofo estoico 

 

 

Es hora de vivir el aquí y ahora, dejarse de sueños fracasados, de pesadillas hechas realidad, no vale la pena vivir del remordimiento, sino aprender de él y superarlo. Tal vez volver a caer, pero valdrá la pena el simple hecho de demostrar que uno sigue vivo y no en el ayer. Es nuestra propia mente la que crea la realidad, ella es capaz de distorsionarla y reconstruirla, uno repercute sobre lo que ve hasta lo insospechado, no por menos existen tantas enfermedades mentales de no tan difícil solución, bastaría con cambiar el cristal con el que observamos aquello que nos envuelve, nos preocupa y nos afecta. Mismamente yo soy de ese grupo de personas que tiende a ver lo más amargo, a no ser capaz de ver lo positivo de lo que le acontece, ni a mí misma, ni al planeta entero, en resumen, catastrofista. Pero creo haber encontrado la fórmula para solventarlo, sólo me hace falta aplicarla y es de una lógica sumamente práctica. Si no lo he hecho hasta ahora es porqué pensaba que sería engañarme y para ser sinceros también porqué suponía un esfuerzo que no me veía capaz de realizar.

 

 

 Por una vez puedo decir que no me arrepiento de lo vivido, me ha servido para conocerme, para madurar, para descubrir cosas de mí que sabía que me disgustarían ya que hasta el momento las había enterrado, encubierto tras un velo, siguiendo ellas ahí latentes. Como bien dicen para superar un defecto, una enfermedad psíquica o cualquier obstáculo en la vida, lo primero y más importante es reconocerlo y entonces aventurarse en cambiar aquello de la personalidad que con los años se ha ido conformando y hemos dejado anidar en la mente y que se deja vislumbrar en nuestros actos.

 

“No vemos las cosas tal como son, sino tal como somos y esperamos que acaezcan”

 

Este último texto lo escribí hace un año, y puedo decir que en buena parte he cumplido lo que me propuse, no fue fácil pero ha valido la pena. Me cansé de ser una sombra, me di cuenta que vivía encerrada en mi mundo, temerosa de lo que hubiera allí fuera, ahora vuelvo a él cuando necesito soledad pero no estoy atada y es sólo un rincón para reflexionar. Quizás una persona me ayudara a verlo, diciéndome que vivía en un capullo de mariposa y que necesitaba transformarme para mostrar a los demás el ser que llevaba dentro.

Vivir el ahora me es lo más difícil, acostumbrada a planificarlo todo perdiéndome la propia vida. Como diría Séneca: Los que viven pensando en el futuro están tan intensamente ocupados preparándose para vivir mejor que ordenan la vida a expensas de la misma vida. No soy mucho de libros de autoayuda, pero este verano espero y haré lo posible para ello, que me sirva de apoyo el libro El poder del ahora de Eckhart Tolle. Ser consciente de cada momento, y dejar de perder la vida por el camino, pues sé que para lograrlo lo primero es creer es poder.

Salud!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El poder del ahora

  1. Uturunka dijo:

    Leí el libro de Tolle hace un par de años y me resultó bastante interesante, si bien se repite mucho en los diálogos que mantiene con un supuesto paciente o discípulo. El pasado ya no tiene remedio y el futuro es fantasía. El presente pasa muy rápido y se convierte en pasado. Pienso que la vida no se pierde en el camino, porque es el camino y siempre habrá más preguntas que respuestas. Nada permanece estático y el poder de superar lo que te aflige está en ti.
    Ya me contarás qué te parece el libro.
    Un gran abrazo. 

  2. Unknown dijo:

    TIENES RAZON EN LO QUE DICES.ELVIVIR CON MIEDO PERMANENTE ES MORIR EN VIDA.EL PASADO PASADO ESTA Y EL FUTURO NO SESABE QUE TE VA A DEPARAR.LO MAS IMPORTANTE ES EL DISFRUTAR CADA MOMENTO COMO SI FUERA EL ULTIMO DE TU VIDA Y DE ESO TENGO BASTANTE EXPERIENCIA.
    PERDONA POR HABER ENTRADO EN TU CASA SIN LLAMAR PERO SOY AMIGA DE MORFEO Y NO HE PODIDORESISTIR LA TENTACION DE DEJARTE ESTE MENSAJES.
    UN BESO.CERES.

  3. Andrés dijo:

     
    El presente es un monstruo dispuesto a devorar a sus propios hijos, como ya hizo Saturno. Aquellos que vivimos en guaridas de lobos o vemos la vida a través de fábulas y reflejos somos más conscientes de las cosas y, por ello, sufrimos más. Envidio a aquellos que dicen no arrepentirse de nada de lo que han hecho, de no querer cambiar nada de sus vidas, de estar felices… cabe la posibilidad de que estén mintiendo, claro está, pero eso sólo les perjudicaría a ellos.
     
    Yo mira al pasado y sí me arrepiento de muchas cosas que se engloban en dos categorías: cosas que no dije y cosas que no hice. Así que, dado que no puedo cambiar nada de eso, sólo me queda el estoicismo -que curiosamente también predica la Iglesia Católica como acto de sumisión a Dios y sus designios. Se me acabaron los años de la rebeldía, si es que alguna vez los tuve, y sólo puedo protestar y gritar desde un lugar poco audible.
     
    El pasado, que siempre es prólogo, me ha servido para aprender, para almacenar recuerdos, para ver con mayor claridad… pero cuando ya esa experiencia no me es necesaria. No vivo en el presente. Nunca he vivido en el presente. Seguramente nunca seré capaz de hacerlo porque el presente no es un buen sitio para vivir.
     
    Dulces sueños
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s