Mensaje en el mar: recordatorio para cada verano.

 

Cuando llega el verano nos sentimos atraídos por el mar, ese océano hipnotizante que parece representar la plenitud y el infinito como el cielo estrellado. Multitudes en la playa se reúnen buscando un remanso se paz alejados del ruido exterior e interior. Sin embargo al ir a estos lugares como playas y calas, el ser humano deja una huella perceptible de desechos como plásticos y todo tipo de materiales.

 

Millones, quizá trillones si pensamos en el planeta entero de bolsas de plástico y nylon de todo tipo son tiradas en la costa. El viento y las corrientes marinas se encargan de arrastrarlas y hacer que entren en circulación por todo el planeta, hasta lugares inhóspitos que no podéis imaginar, desde islas deshabitadas por seres humanos hasta impenetrables selvas.

 

Las tortugas marinas las confunden con medusas y mueren de inanición o ahogadas al intentar tragarlas o lograrlo. Puedo afirmarlo porque lo he visto al trabajar en Marineland y ver como abrían a varias. Miles de delfines también mueren; ellos no tienen capacidad para distinguirlos, porque todo lo que flota en el mar se come o sirve de juego.

 

El Dr. James Ludwig, que estaba estudiando la vida del Albatros en la isla de Midway, en el Pacífico, a muchas millas de los centros poblados, hizo un descubrimiento espantoso.

Cuando comenzó a recoger el contenido del estomago de ocho crías de Albatros muertos, encontró: 42 tapas plásticas de botella, 6 encendedores y restos flotantes que, en su mayoría, eran pequeños pedazos de plástico. 

Esas crías habían sido alimentadas por sus padres, quienes no supieron hacer la distinción de los desperdicios
al momento de escoger los alimentos.

Estos datos aparecen con mayor detalle en el documental Mensaje en las olas, el cual os recomiendo pues muestra una cultura, la de los polinesios de las islas Hawaii muy respetuosa con la naturaleza, ayudando a eliminar algunos prejuicios. Ellos veían el mundo como una canoa, con unos recursos limitados y por tanto tenían la obligación de respetar ese equilibrio imperceptible y salvaguardar lo que les concedía Pele. Hasta tenían lo que en Occidente llamamos ecólogos!!, con una importate responsabilidad, podían condenar incluso a muerte a los que no cumplían las leyes. Quizá fuera porque hacían peligrar a la comunidad con sus acciones, pero si lo pensamos detenidamente el ser humano pese a su supuesta lógica y sentido común rara vez aúna el cuidado de la Vida pensando en el conjunto y las generación futuras. El socialismo es por así decirlo muy capitalista, cosa que no tendría que ser. 

 

La próxima vez que vayas a tu playa preferida, tal vez encuentres en la arena basura que otras personas dejaron allí.

 

No fue basura dejada por ti, pero:

es la playa de Todos*,

es el mar de Todos, 

es el mundo de Todos,

 

Y Tú debes hacer algo por ellos.

Muchos padres juegan con sus hijos al juego de: "vamos a ver quien consigue juntar la mayor cantidad de plástico" como forma de una sutil lección de cuidado del entorno.

Otros, en silencio, recogen un plástico abandonado y lo llevan a sus casas, con restos del mar. 

 

“No se puede defender lo que no se ama, y no se puede amar lo que no se conoce"

 
* Todos me refiero a la totalidad de formas de vida.
 
Este email lo recibí hace unos días y me agrado tanto que decidí difundirlo más ampliamente y no usando sencillamente el correo. Lo he modificado, usando más mi lenguaje y corrigiendo algunas palabras con las que no estaba conforme como es tu playa, tu mar, tu mundo al parecerme que mostraba una visión muy posesiva. En mi familia empecé yo la costumbre de recoger aquello que encontraba tanto en el agua, como en la arena y las rocas; ahora toda la familia siempre que va a la playa recoge basura. Crea una sensación de que liberas aunque sea de un modo ínfimo al mar de una carga que no merece. Así mismo para completarlo agregaré algunos datos de otro correo que recibí el mismo día de otra persona, en el nuevo álbum de fotos.
 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Denuncia. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mensaje en el mar: recordatorio para cada verano.

  1. Unknown dijo:

    HOLA HELENA!
    RECIEN LLEGADA DEL MAR Y ADOS DIAS DE MARCHAR A LA MONTAÑA,HE DE DECIRTE QUE TANTO AQUI COMO ALLI HAY CONTAMINACION POR DONDE VAYAS.
    ¡LA HUMANIDAD Y CIVILIZACION!A VECS ME AVERGUENZO DEL SER HUMANO.
    BESOS.CERES.

  2. Uturunka dijo:

    … y de ahí que el mar se rebele contra los bañistas con la proliferación de medusas en las playas. Lo terrible es que pareciera que siempre llegamos tarde para revertir el daño que hacemos. 
    Totalmente de acuerdo en que no se puede amar lo que no se conoce (vemos tanto "amor" a lo desconocido por los blogs) pero sí se puede defender el respeto hacia el ecosistema y a los demás seres vivos que nos acompañan en el universo.
    Un gran beso, Helena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s