El triple filtro y la crisálida

El triple filtro de Sócrates

En la antigua Grecia, Sócrates fue famoso por su sabiduría y por el gran respeto que profesaba a todos.

Un día un conocido se encontró con el gran filósofo y le dijo:

– “¿Sabes lo que escuché acerca de tu amigo?”

– “Espera un minuto”, replicó Sócrates. “Antes de decirme nada quisiera que pasaras un pequeño examen. Yo lo llamo el examen del triple filtro.”

– “¿Triple filtro?”

– “Correcto”, continuó Sócrates. “Antes de que me hables sobre mi amigo, puede ser una buena idea filtrar tres veces lo que vas a decir. Es por eso que lo llamo el examen del triple filtro.”

– “El primer filtro es la verdad. ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?”

– “No”, dijo el hombre, “realmente solo escuché sobre eso y…”

– “Bien”, dijo Sócrates. “Entonces realmente no sabes si es cierto o no.”

– “Ahora permíteme aplicar el segundo filtro, el filtro de la bondad. ¿Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo?”

– “No, por el contrario…”

– “Entonces, deseas decirme algo malo sobre él, pero no estás seguro de que sea cierto.”

– “Pero podría querer escucharlo porque queda un filtro: el filtro de la utilidad. ¿Me servirá de algo saber lo que vas a decirme de mi amigo?”

– “No, la verdad que no.”

– “Bien”, concluyó Sócrates, “si lo que deseas decirme no es cierto, ni bueno, e incluso no es útil… ¿para qué querría saberlo?”

La crisalida

Un hombre encontró el capullo de una mariposa y se lo llevó a casa para poder verla cuando saliera de él. Un día, vio que había un pequeño orificio, y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por poder salir de capullo.

El hombre observó que forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño orificio en el capullo, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado la lucha, pues aparentemente no progresaba en su intento. Semejaba que se había atascado. Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera cortó al lado del orificio del capullo para hacerlo más grande y de esta manera por fin la mariposa pudo salir.

Sin embargo, al salir, tenía el cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba. Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas… Nunca pudo llegar a volar.

Lo que el hombre, en su bondad y apuro no entendió, fue que la restricción de la apertura del capullo, y la lucha requerida por la mariposa para salir por el diminuto agujero, era la forma en que la naturaleza forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que estuviesen grandes y fuertes y luego pudiese volar.

Esta entrada fue publicada en Cuentos y consejos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El triple filtro y la crisálida

  1. beatriz dijo:

    El triple filtro: lo que pasa es que lo que es una información negativa de un amigo aunque sea  verdad y  útil, es que la gente no la dá…la gente preferie contar información inutil e incierta porque no la compromete e incluso puede servir a sus fines…casi nadie te da informacion que para ellos es perjudicial o inutil aunque para tí sera muy útil.

  2. Paz dijo:

    ¿Quien es el que tiene respeto, Sócrates a todos (sus conciudadanos) o éstos a Sócrates? Tal como lo has escrito, es la primera opción (que también puede ser correcta).No sabía lo de la crisálida, muy interesante. Como doctrina pedagógica me parece magnífica.Unha aperta!

  3. Helena dijo:

    Diría que el autor se refería a Sócrates con el resto de atenienses y éstos muchas veces en respuesta, salvo los que se le enfrentaban que no eran pocos. Represento cuentos, por ahora no he llegado a escribir, estoy esperando la inspiración, ejjeej. Unha aperta!
    Beatriz también parece que a muchos les agrada descalificar a los demás, por aquello de sentirse mejor consigo mismos pues ellos no se gustan y se justifican en los fallos que otros tienen. No mirarse a uno mismo y criticar al modo destructivo es una afición que parece haber transpasado épocas y una de esas cosas que como seres humanos nos iría bien cambiar. Salud y vida!

  4. David dijo:

    Que sabio Socrates, ojalá se pudiera poner en practica actualmente🙂
    Lo de la mariposa una gran enseñanza, sólo espero que al salir de mi capullo sea lo suficientemente fuerte para valenrme por mí mismo y poder vivir (que no sobrevivir)
    Un saludo enorme que hacía tiempo que no me pasaba ni por mi espacio ni por los demás, un agradable encuentro ver que esto sigue funcionando🙂

  5. Schtroumpf Grognon dijo:

    Ya, ya, si había entendido lo de cuentacuentos. Pero aún así, aunque no sean tuyos, podrías colgar una actuación tuya en la página. Bueno, si te apetece, vaya.Por cierto, los mejores cuentos que he escuchado, no son de ningún escritor en concreto, sino de toda la comunidad. Cada persona que los cuenta le añade algo nuevo de su cosecha, y así se van transmitiendo y enriqueciendo para hacerse patrimonio de un pueblo (como el software libre, como descubrirás cuando superes tu adicción a Windows).Sabías, por ejemplo, que hay una versión china del cuento de cenicienta? La literatura popular tiene a veces semejanzas asombrosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s