El eneagrama: la esencia y la personalidad

Publiqué esta entrada hace unos días, decidiendo poco después borrarla. Después de rumiármelo he cambiado de opinión y he optado por hacerla reaparecer en mi espacio. Si lo hice es porque no me termina de agradar hablar de mí misma, siempre he preferido la neutralidad y más en el blog. Pese a ello lo repense y lo importante es que sirva a alguien, sobre todo si realiza el test. Me daré por satisfecha y ya no me parecerá una tontería haberla escrito si así ocurre:
 

En esta entrada más que en ninguna otra, este espacio va a ser un diario o blog, un escrito personal que quizá sirva a otras personas si se ven reflejadas. El eneagrama de la Personalidad es una herramienta de la que uno puede servirse para conocerse, descurbir sus máscaras y potencialidades. Puede ser muy interesante, a parte de una manera de lograr salir del hastio de repetir siempre las mismas vivencias, darnos cuenta de nuestros habitos, sobre todo psicológicos, que nos estancan en una rutina. Vivimos con nuestro pequeño ego, pero no somos él. Nos podemos terminar identificando con él, con esa construcción que hemos hecho de nosotros mismos, olvidando nuestra esencia o ser. Es entonces cuando nos perdemos, nos hallamos en un vacío que necesitamos llenar y es allí donde cada uno da sus propios frutos. Emplea distintas manera de evadir ese vacío existencial, busca aquello que le permita escapar de no saber quién es para acabar siendo quién no es.

 

El test del eneagrama te dice a que eneatipo perteneces, siendo sin embargo por lo común difícil de determinar. Puedes decantarte mucho más hacia uno, pero eso le ocurre a poca gente. A mí me ha ocurrido, y recuerdo que mientras leía los resultados, hará ya unos meses, me recorría un escalofrío. Como si hubieran desgranado mi cerebro y mi forma de ser, pudiendo conocerme más que yo misma. Obviamente si era así era porque tras contestar 150 preguntas tenían que vislumbrar algo de mi persona, mi carácter fuerte y marcado que siendo al principio un amigo, se transformo en mi mayor limitación. Mi esencia o ser es algo que todavía voy descubriendo y aprendiendo a escuchar, mi personalidad en cambio tras psicoanalizarme a mí misma tanto como a los de mi entorno la tengo casi totalmente definida. Y como no, pretendo que esa sea mi segunda arma para amoldarla y renovarla, la primera es aceptarme, lo cual lleva mucho más trabajo y me va a días. Desde luego me quiero mucho más que antes (sencillo, antes me odiaba tanto o más que al mundo), o al menos las ansias suicidas parecen haber pasado a mejor vida. Aquí algunos extractos del resultado que me dío. Pertenezco al 5, el ávaro, el observador, dentro la triada del pensamiento:

 

 

 

"Los miedos del Cinco son específicamente sociales; las personas con este estilo habitualmente se mantienen en guardia contra ser invadidos o engullidos por otros. Este es el estilo más explícitamente asocial del Eneagrama. Cuando los Cinco están a la defensiva, pueden retirarse y ponerse hostiles como una forma de manejar su hipersensibilidad a los demás. Generalmente temen las relaciones íntimas dado que estas pueden conducirlos a sentirse agobiados, sofocados o engentados." Allí ya comenzó descubriendo mi primera faceta, la cual está en proceso de cambio, no soy tan asocial y empiezo a aprender a dejar de rehuir el sentir, me había convertido en una máquina sólo capaz de pensar e incapaz de manejarme en la multitud. Ciertamente aun me queda mucho camino, pues recaigo.

 

"Cuando los Cincos son menos sanos, caen del no-apego en la disociación, el estado interno de separarse de los sentimientos. Pueden estar hiper-conscientes de las demandas del mundo, y aun así responder pasivamente retirándose. La mayoría de la gente externa ve la capacidad del Cinco de retirarse como un tipo de independencia. También es una defensa; los Cinco están creando un fuerte límite asocial para compensarse por ser demasiados sensibles en primera instancia."
Mi frase mental era y es a veces, aun no ves esa barrera que he puesto entre tú y yo? No permitiré que la atravieses y lograré que acabes viéndola. Lo más frecuente es que la acabaran viendo tan bien o más que yo, con lo que terminaba sola y durante largas épocas sin amigos.

 

Partirse a sí mismos se vuelve entonces un hábito defensivo. La idea es: Si sólo pudiera aprender a vivir con menos, podría evitar la influencia ajena. Esto los lleva a una tendencia a acumular, para salvar lo poco que tienen con la idea de necesitar lo menos posible de los demás. Los Cincos pueden acumular tiempo, dinero, espacio, tierra, información o disponibilidad emocional.  Al eneatipo 5 no le impulsa generalmente el ansia de dinero o riquezas, sino, en todo caso, el anhelo de acumular conocimientos, claves para comprender la existencia, sistemas para entender mentalmente el funcionamiento del mundo y del universo y, de alguna manera, controlarlo protegiéndose así de sus muchos imprevistos.

Bufff, esto lo tengo más desarrollado si cabe que lo anterior. No necesitar de nada ni de nadie, conservar la independencia, siendo ésta mi mejor arma para evadirme del mundo y evitar sufrir al faltarme aquello que sí podrían darme otros.

 

Los Cincos enfermos también permanecen distantes de sus propias emociones viviendo en un mundo de información e ideas. Sin embargo, cuanto más se dividen, mayormente luchan con sus sentimientos de vacío, soledad y necesidad compulsiva. Es como tratar de hablarte a ti mismo a causa de estar hambriento. En esta fase, un Cinco puede ser torpe para saber cómo se siente dado que logra alcanzar sus sentimientos sólo a través de una sucesión muy larga de pensamientos. Los Cincos enfermos rinden culto a los dioses de la razón e intentan mirar de lejos a sus propias emociones. Esto también puede convertirse en una actitud de superioridad / arrogancia hacia otras personas. Ejem, del pensar por no sentir, al pensar para poder saber que siento.

 

El 5 prefiere pensar a actuar, prever a arriesgarse, lo conocido a lo sorpresivo. Y todo ello, porque su excesiva sensibilidad y fragilidad emocional le obligó desde pequeño a subir la emoción a la cabeza: pensar le mitigaba el dolor de sentir. Esto lo hacía y lo seguiré haciendo, tampoco es tan malo… ni me veo capaz de dejarlo, es una adicción.

El "observador" puede parecer a veces distraído y absorto en su propio mundo, pero difícilmente se le escapan los detalles que le interesan para mantener todo bajo control. De hecho, suelen paliar su sensación de aislamiento interior creando un mundo de relación mental. Para él, una mirada, un silencio, la simple compañía de alguien, un recuerdo… cobran una dimensión intimista, especial y singular, que pueden llegar a conformar un entramado personal de importantes relaciones subjetivas, aunque el otro, los demás, puedan no llegar a enterarse nunca de lo importante que es su existencia para el Cinco. Y esto, porque tiene una especial capacidad para recrear las situaciones. De hecho, puede vivirlas con más intensidad a posteriori que en el momento en que se están produciendo. Es como si entre la vida y él siempre hubiera una especie de cristal que atenuase las sensaciones físicas y el menor atisbo de sentimiento. Sí, sin exteriorizar nunca esos sentimientos muchas veces reprimidos, así como pensamientos, un mundo mental que se convirtió en mi refugio.

 

El CINCO puede llegar a un alto grado de sabiduría cuando pone su objetividad y capacidad de escucha y análisis al servicio de los demás, sin ocultarse ni refugiarse en el mundo del pensamiento. Cuando puede superar su miedo a que ser querido le va a suponer la pérdida de libertad. Cuando es capaz de mostrarse y de entregarse sin reservas, porque entonces se da cuenta de que la Vida se desgasta, pero también se renueva constantemente y de que todo lo que da lo recibe aumentado con creces. A ese sendero me dirijo y he convertido en mi meta, sin olvidarme del camino y sabiendo que la mayor barrera va a ser vencer dichos hábitos. Algo tan sencillo para muchos como un abrazo o un beso, me es un esfuerzo llevarlo a cabo. Es como romper un muro que yo misma he levantado, día a día, año a año. Me he propuesto romper ese muro; ya es suficiente con aquellos que se costruyen dentro y entre países.

Finalmente, decir que el eneagrama diría que sirve ante todo para comprender los puntos de vista de otros, saber que hay otras muchas maneras de ver el mundo. Como explica y que conste que lo leí después de ya haberlo pensado yo misma: "Se trata de comprender nuevos puntos de vista, cómo difieren ellos de la forma en que vemos la vida, y las dificultades que ellos experimentan o evitan como resultado de ver el mundo en la forma como lo hacen, es decir: permitirle al otro que me muestre su "verdad", acceder a otras formas de comprender el mundo que me rodea, completarme y verdaderamente poder “ponerme en los zapatos del otro

"Sé tú el cambio que quieras ver en el mundo" Mahatma Gandhi

Esta entrada fue publicada en Filosofía. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a El eneagrama: la esencia y la personalidad

  1. beatriz dijo:

    Por lo visto yo pertenezco a la triada del instinto , pero le sige de cerca la cerebral, no tengo un tipo muy marcado.La del instinto con lo que me identifico: Reducir situaciones complejas al planteamiento de todo o nada, o al ni esto, ni lo otro tampoco. La persona está más consciente de una sensación física que de una emoción.La tendencia hacia el auto-descuido como expediente para anticiparse y evitar la negligencia de otros. Interés o preocupación: Resistencia y control del entorno, poder, temen ser dominados y explotados

  2. Jose dijo:

    Bravo Helena!! Has sido muy valiente al publicar esto… yo me siento identificado en algunas cosas contigo,aún no he hecho el test, pero lo haré porque puede ser útil…. además el hecho de que exista este test sirve para darnos cuenta de que no somos a los únicos que le pasan lo que sea que nos pase y por eso mismo no es tan raro lo que nos ocurre……. Un abrazote, un besote y ánimos con tus asignaturas pendientes vitales!!Jose.

  3. Schtroumpf Grognon dijo:

    Estás más colgada de lo que ya me suponía, que no era poco. XDDDDDVas a acabar con una túnica azafrán y con el melón rapado (eso sí que sería una lástima), bailando con los crótalos y salmodiando eso de "Hare Krisna…Krisna Krisna…Hare Hare…"Aunque como bien sabes, todo esto me parece palabrería (religión, superchería, superstición, conocimiento pre-científico…), me alegra que hayas decidido volver a publicarlo.Piensas bien, pero te falta rigor. ¿Te acuerdas del anuncio de Pirelli, el corredor en la línea de salida con zapatos de tacón? "La potencia sin control no sirve de nada". Si no asientas tu pensamiento sobre bases sólidas, no progresarás.Eres un caballo potente, pero desbocado no va a ninguna parte, camina en círculos y termina por perderse.Razón, método científico, cuestionar las premisas, no aceptar argumentos de autoridad…Si consultar el horóscopo te ha sido útil, estupendo. Pero mejor sería que no dependieras de manuales de auto-ayuda para encontrar el equilibrio. Estás por encima de toda esa charlatanería.Un saludo!

  4. Helena dijo:

    José muchas gracias y estoy contigo. Seguiré con mis asignaturas vitales aunque de vez en cuando decaiga. Un abrazo!Mendi en que momentos dudaste de mi desquiciamiento. No sé, no me veo como una túnica azafrán siguiendo la salmodia de alguien y retirada del mundo, aunque nunca se sabe. ¿Qué argumento de autoridad he aceptado sin darme cuenta? No acepto la autoridad científica muchos menos cualquier otra, me baso más en al experiencia propia y cuando leo algo en lo que veo que es corroborable lo creo. A un psicologo o un psiquiatra no, no me gustan sus métodos de tratamiento, me va más la autoayuda de corriente filosófica, y no la psicología reduccionista científica. Muchos psicólogos y psquiatras están más grillados que sus pacientes. Más que curarles los terminan de desequilibrar. Hablo con conocimiento de causa, aunque yo no haya sido la tratada. Tampoco me imagines de esas personas que van leyendo libros de autoayuda, sólo me he leido El arte de la felicidad y La sabiduría recobrada y si hubo cosas que me gustaron mcuho es porque yo ya las había pensado. Para mí la mejor ayuda es uno mismo, lo demás son posibles herramientas.Salud!

  5. Schtroumpf Grognon dijo:

    Bueno, es que la carrera de psicología es una gaita, sólo hay que ver la nota de corte para cursarla. Psiquiatría ya es bastante más interesante, mira."El arte de la felicidad". Ya te lo pediré cuando se me acabé el scotex. ¿Es suavito? ¿rasca?El único camino de la felicidad es el autoengaño. Bueno, también una lobotomía bien hecha. Si quieres ser feliz, espera a reencarnarte en vaca en otra vida. Hemos nacido para el conocimiento, no para la felicidad (qué coñazo, sería como ir todo el día fumado).En gallego y portugués, hay un término: saudade. No tiene traducción en otros idiomas y podría definirse como el sentimiento trágico de la vida. Escucha un fado; Lágrima, de Amalia Rodrigues, por ejemplo. Lee a Fernando Pessoa. Empezarás a comprenderlo. Deleitarse en una tristeza mansa; regodearse en el dolor, hacer de las penas tus compañeras. Hacer dulce la amargura, eso es la saudade.¿Felicidad? ¡Vaya mierda! Para que veas que no todos los psicólogos son unos memitos. "El arte de amar" de Erich Fromm. Si tienes tiempo, léetelo. Si no te gusta, me lo como. Prometido. Hasta las tapas (procura que sea de tapa fina, al menos XDDDDD).Bueno, ya puestos, el Ars Amatoria de Ovidio (el título es el mismo, el arte de amar). No tiene nada que ver con el otro, pero es muy bonito.Salute!

  6. Helena dijo:

    Te iba a decir que no está bien juzgar un libro por su título, y mientras lo pensaba he caído en la cuenta de que yo hice lo mismo con El arte de amar XDDD, cuando em lo recomendaron hace años. Algún día lo leeré. El arte de la felicidad a mí me gustó bastante, lo leí en un mal momento de mi vida y me reanimo ligeramente. A ti es que no creo que solo te cause recelo el título, también el autor, dado que es el Dalai Lama. Imagino que como cualquier religioso te produce alergia o algo peor.Pero hablemos de la felicidad, de la que estoy convencida que tienes una idea errónea. Regodearse en la tristeza y la penuria, en la tragedia de la vida, sólo nos hace más egoístas de lo que somos. Podemos hablar mucho del mundo, pero no vemos soluciones posibles, la infelicidad es madre de la amargura. La felicidad no implica ignorancia, ni tampoco autoengaño. Si tu crees que tu vida es una mierda será una mierda. Tú creas tu realidad, y está en tu poder cambiarla. Es cambiar el prisma, y usar tal vez un poco la sugestión, pero no es para nada dejar de lado lo real. Muchos la alcanzan con un justo desapego hacia sí mismos, otros en ese cambio de prisma. Pero teniendo siempre claro que no está en las cosas materiales, con éstas el ser humano estará siempre insatisfecho pues querrá lo mismo o más que el otro. No es ir drogado y autoengañado por la vida, eso yo lo asocio más al placer momentáneo. Un autoengaño no dura por siempre y lo único que causa es sufrimiento, tarde o temprano. Acepto el sufrimiento como fuente de conocimiento, pero no la tristeza y alejamiento de todo lo que sea sentirse bien o feliz.Sólo es que ha de haber un justo equilibrio, dado que necesitamos del dolor y el sufrimiento para mejorar. Se aprende mucho con el dolor, pero precisamente necesita del optimismo para ver claro la lección que lleva ese acontecimiento en la vida. Por poner un ejemplo que es lo poco que recuerdo de ese libro, seguramente con poca precisión pues no me queda más que la esencia de la idea o mensaje. En él el Dalai Lama es entrevistado por un psiquiatra. Un paciente suyo padecía VIH, Y antes de tenerlo era una persona siempre insatisfecha, lo tenía todo pero siempre sentía que le faltaba algo. Cuando supo que tenía la enfermedad empezó a ver la vida de otra manera, a valorar cada detalle, a su familia, aquello que sí tenía. Cuando se suponía que tenía que estar peor pasó a estar mejor. Sintió finalmente que esto que el había ocurrido le valía como verdadera lección. Quizá sea una mierda el texto pero me defenderé en que llevo horas de trabajo y mi cabeza tiene un límite. Saludos y sé feliz!😄

  7. Schtroumpf Grognon dijo:

    Bueno, no sólo por el título (que ya de por sí es bastante idiota). Tú has transcrito unos cuantos párrafos.Con esos elementos de criterio, admito que bastante escasos, me ha permitido hacerme una idea del conjunto.Y no tenía ni idea de que era obra del ciudadano Tenzin Gyatso, al que los crédulos…perdón…creyentes dicen que es la reencarnación del anterior Jefe de Estado tibetano y autoridad religiosa budista. Sí, efectivamente, este tipo me cae como una patada en los huevos. Porque si me cago mil veces en el gobierno explotador chino y su ocupación del Tibet, aún mucho más me cago en el gobierno teocrático feudal, que escogen por arte de birlibirloque a un crío para que gobierne según un régimen absolutista a su pueblo. Si el gobierno de Pekin es detestable, el gobierno de los lamas es mucho peor. Un rey divinizado, supone retroceder siglos, milenios en la historia.Si se le sigue el juego a este soplapollas es para hacer daño a China. Pero desde luego, el futuro del Tibet no puede pasar jamás por una vuelta al régimen tradicional que propugna el colega Tenzin. Ni de coña. Para eso, viven mejor con la ocupación china (absulatemente rechazable, como cualquier otra imposición violenta de un régimen).Sobre la felicidad…buf, tengo que salir y no me queda más tiempo.En mi opinión, el aceptar y convivir con la tristeza nos hace no sólo más sabios, sino también más generosos, más humanos. Si quieres me remito a las pruebas: en la sociedad hedonista en la que tus ideas triunfan, nadie se preocupa de ayudar a una persona que está tirada en la calle. Para ser feliz, has de pasar por encima de las necesidades y penas de los otros, no te vayan a joder con su mal olor tu lindo paraíso artificial. Son las personas que han pasado dificultades, las que comprenden la necesidad y el desamparo y se muestran más generosas. No es coña. Todo mendigo sabe que es más rentable pedir limosna en una iglesia de un barrio pobre, que no en una de un barrio rico.;)"Un autoengaño no dura por siempre y lo único que causa es sufrimiento, tarde o temprano." Pse, no necesariamente. Sobre todo si el ciclo económico es lo suficientemente largo. "la tristeza y alejamiento de todo lo que sea sentirse bien o feliz"No has entendido lo que es a saudade. ¿Has escuchado "lágrima"? Es sentirse bien en la tristeza, disfrutar en ella. ¿Nunca has llorado y sonreído al mismo tiempo?No tienes nada de qué disculparte. Como siempre, piensas bien.Unha aperta e…disfruta da tristeza! :p

  8. Helena dijo:

    No lo has entendido Mendigo, para mí no es feliz alguien rico. Te confesaré algo, mi padre es de esos que tanto odias, no trabaja, vive como un rey, y nunca nada le ha faltado sin ahber movido apenas un dedo. Con esas premisas debería ser de las personas más felices del mundo, según las ideas materialistas. Todo lo contrario. Lleva años tomando antidepresivos recetados por su amigo psiquiatra (el ser más despreciable que conozco, mejor callo los motivos), y no se como realmente se siente con su vida, interpreto que muchas veces mal por sus arranques de colera (que yo también padezco cuando estoy deprimida). El dinero, al comodidad, no da la felicidad. Las persoans más felices que conozco son las que menos tienen. Esa generosidad yo estoy casi convencida que es debida a que saben lo que es la falta de recursos, el sufrir carencias, y por ello saben que el mayor refuerzo es la comunidad. No se regodean en al trsiteza, no tienen tiempo, tienen hambre. Siempre he deseado ir a África, ya no solo por la vida salvaje, sino por los que allí viven. Dicen que en sus caras se refleja una alegria, una esperanza, y yo diría que un aprecio por sí mismos. No propongo una sociedad hedonista, sino una estoica.Todavía no he conocido a alguien amargado y triste que piense en los demás. Dicho de otro modo yo lo he sido durante años y años y reconozco que era cuando era más egoísta. Sentirte una víctima no hace que pienses mucho en los demás, los de tu entorno me refiero. Es mi opinión. Saludos!

  9. Schtroumpf Grognon dijo:

    Helena, yo no odio a nadie. O al menos, intento no hacerlo.Yo no odio a Botín ni a González. Cualquier otro en su lugar haría lo mismo. Odio el sistema, no a las personas.Sólo que quiero cambiar un sistema que me parece injusto, en el que hay gente que vive bien sin mover un dedo, y otra que trabajando de sol a sol, no sale de la pobreza.De todas formas, yo también intento ganar lo máximo trabajando lo mínimo. Y como mis necesidades son muy pequeñas, me puedo permitir trabajar sólo de Pascuas en Ramos.Ahora, que yo me beneficie de ello, no quiere decir que sea justo. E intento sinceramente cambiarlo.Otra cosa, ahora eres tú quien ha sobrentendido algunas cosas. Yo no hablaba necesariamente de abundancia material. Quien pasa por necesidad no tiene que ser precisamente un pobre, sino una persona con carencias afectivas, o de salud, o…De todas formas, tristeza y amargura no son lo mismo. Podríamos añadir la melancolía. ¿Cómo decirlo? No es lo mismo nadar, bucear, que ahogarte en un mar de penas.De todas formas, cuando lo estaba escribiendo, yo mismo me estaba replicando que eso no era cierto. O que lo era sólo en algunos casos. En otros muchos no. Hay un dicho que me gusta mucho: "No pidas al que pidió, ni sirvas al que sirvió".Supongo que cuando tratamos del ser humano, es difícil establecer verdades absolutas ni reglas de obligado cumplimiento. Eso es lo maravilloso de nuestra especie, somos impredecibles.Bueno, algunos más que otros.Cuida de tu padre y sus antidepresivos. Aunque supongo que de sus riesgos sabes bastante más que yo.Unha aperta!

  10. Helena dijo:

    Entonces estamos de acuerdo, y siento si yo también a veces me pongo tajante, o en la posición de conocimiento absoluto. No lo tengo, y creo que no está al alcance de nadie. He pasado extensas épocas de mi vida triste y en un eterno estado de melancolía y recaidas depresivas. Quizá por ello haga una mala asociación, algo errónea puede ser. Creo haber salido sin recurrir a antidepresivos, ni psiquiatras, ni psicólogos. Como terapeuta escogería a mi herman. Uno puede sentirse feliz en la tristeza, cuando no la evade y la acepta. Alguna vez lo he sentido, confieso que pocas, por haberme pasado la vida reprimiendo mis lagrimas. Para mí la clave de la felicidad ha sido la aceptación, el quejarme mucho menos de lo que me pasa. No estarme siempre exigiendo a mí misma y en consecuencia al resto. Reconozco que cuesta abandonar le mal hábito psicológico, pero en ello estoy. Pero insisto, lo mío no es el hedonismo, en todo caso el estoicismo me gusta mucho como idea filosófica. Es con la que estoy más de acuerdo. Saludos! Una apherta!

  11. Maria Teresa dijo:

    BUEN COMENTARIO SOBRE EL ENEAGRAMA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s